¿Qué es… el comercio justo?

El comercio justo es una forma de realizar intercambios comerciales que tome en consideración las condiciones laborales de todos los implicados en el proceso.

comercio

Es más que probable que te hayas encontrado con alguna etiqueta mientras haces la compra en el supermercado en el que aparece la leyenda ‘comercio justo’. Generalmente, esta es la denominación que reciben aquellos productos que han sido fabricados y distribuidos en base a ciertos criterios de justicia social y sostenibilidad medioambiental. Por otro lado, también se presupone que estos productos son más saludables Pero, ¿qué es exactamente el comercio justo y por qué hay tantas organizaciones tanto públicas como privadas que promueven su consumo?

Historia del concepto

Por comercio justo entendemos el proceso de fabricación, distribución y venta de un producto llevado a cabo ofreciendo las máximas garantías a todas las personas que participan en él así como al medio ambiente. El embrión de esta forma de realizar los intercambios comerciales fue una tienda estadounidense que abrió sus puertas en 1958. En sus estanterías solo tenían cabida artículos que hubieran sido fabricados siguiendo una mínima ética.

En cualquier caso, el término es algo más antiguo. En 1946, una cadena textil comenzó a aplicar ciertos principios de lo que más tarde se conocería como comercio justo al garantizar que los productores de las materias primas tuvieran ciertas garantías laborales. En Europa habría que esperar una década para que la organización Oxfam realizara algo similar al comercializar los productos elaborados por refugiados, articulándose la primera gran red comercial en 1967 bajo la denominación de Fair Trade Original (comercio justo original).

En consonancia con esos movimientos, la ONU (a través de su sección de Comercio y Desarrollo) también tomó cartas en el asunto al fijar su postura sobre las relaciones comerciales entre los países ricos y los que estaban en vías de desarrollo. Con todo, a pesar de acuñarse el lema ‘comercio, no ayuda’ para enfatizar que eran preferibles intercambios comerciales justos a las ayudas al desarrollo, muchos países siguieron apostando por esta vía para resolver los problemas del subdesarrollo.

El comercio justo en la actualidad

Evolucionando desde las instituciones anteriormente comentadas, la Asociación Internacional de Comercio Justo es la encargada de velar en la actualidad por el cumplimiento de los protocolos del comercio justo. La mayoría de productos de este tipo que llegan a los supermercados son fácilmente reconocibles por su etiquetado. Ese sello apareció en nuestro país en 2005, en paralelo con la Asociación del Sello de Productos de Comercio Justo.

Uno de los grandes avances recientes ha sido el hecho de que la distribución de estos productos ya no se circunscribe exclusivamente a las tiendas especializadas (pese a que siguen existiendo). Distintas cadenas de supermercados han incluido esas referencias en sus estanterías y ello ha dado una gran visibilidad al movimiento. No obstante, conviene tener presente que esos productos son más caros que los convencionales y ello les resta competitividad de cara al consumidor, que solo se interesa por ellos si está concienciado con la filosofía que representan.

comercio justo

Las controversias en torno al comercio justo

Los críticos con el estado actual del comercio justo suelen dividirse entre quienes creen que no se está haciendo lo suficiente por potenciarlo y quienes entienden que el problema es que no se está siguiendo la lógica adecuada. Entre los primeros destaca el argumento de que las etiquetas de comercio justo están muy bien pero no dicen nada si quien las observa no tiene una opinión creada al respecto. Así pues, la educación vuelve a ser la respuesta para crear un hábito de consumo sostenible y justo.

Por otro lado, los críticos con las estrategias utilizadas actualmente creen que no se hace ningún favor a los productores si se trata de vender sus productos como una rareza. Hay que potenciar el desarrollo de economías sólidas en los países productores para que puedan dar salida a los artículos locales y jugar otras bazas además del componente emocional al que se apela ahora mismo. En definitiva, estos detractores piden menos paternalismo y más facilidades para comerciar.

Este último enfoque es que el defienden la mayoría de economistas liberales pero también algunos socialdemócratas, caso del último galardonado con el Premio Nobel de Economia, Angus Deaton. El eje de la cuestión es que el comercio justo tal y como está hoy formulado no garantiza que las economías subdesarrolladas vayan a dejar de serlo, consolidando en realidad un sistema de subsistencia. Ciertamente, se trata de un cuestión espinosa porque muchos valedores del comercio justo lo defienden precisamente como alternativa al sistema capitalista.

Foto: comercio justo vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...