¿Por qué se opone Greenpeace a las prospecciones en el Mediterráneo?

Los ecologistas critican que el informe de Cairn no está bien redactado y es incompleto, además de recordar que el petróleo no servirá para cubrir la demanda española.

El Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, acaba de participar en diferentes protestas en Valencia y Baleares contra las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo que el Gobierno podría autorizar, como hizo con las de Canarias. Pero… ¿por qué se oponen los ecologistas a las prospecciones en Baleares? Vamos a ver algunos de los motivos que ha dado Greenpeace:

  • Injustificado: para los ecologistas no hay razón energética para seguir adelante con unas prospecciones que no servirán para que España sea energéticamente independiente (el área a perforar daría petróleo para seis meses como mucho) o para que el petróleo sea más barato.
  • El informe de Cairn: la mayoría de las críticas se dirigen al informe presentado por la petrolera. Los ecologistas denuncian que no se han evaluado los riesgos de todas las fases, y que en vez de una evaluación global de todas las partes se ha hecho fase a fase. Greenpeace también denuncia “omisiones, inconcreciones e inexactitudes” sobre los efectos ambientales, sociales o económicos que tendrían las prospecciones.
    Los ecologistas añaden que Cairn tampoco ha aplicado bien una Directiva comunitaria que obliga a señalar los riesgos directos e indirectos de las prospecciones; y que en el informe no se menciona el conflicto social que ha provocado como demuestran las más de 100.000 alegaciones individuales que se han presentado contra las prospecciones.
  • Zonas protegidas: el informe tampoco habla de los efectos de los sondeos y perforaciones en los Lugares de Interés Común, zonas de la Red Natura 2000 y otros parques o reservas protegidos. Las prospecciones también afectan el área de reproducción y alimentación de la pardela balear, un ave endémica del archipiélago protegida internacionalmente debido a su grave peligro de extinción.
  • Medidas preventivas: Greenpeace critica que Cairn ha presentado unas medidas preventivas y mitigadoras “ineficaces”, y recuerdan que ni pueden desplazar “caprichosamente” a unos cetáceos o delfines que además están protegidos.
  • La pesca: además de un impacto „directo y muy grave” sobre las capturas en Baleares, la contaminación del mar también pondría en peligro la posidonia oceánica, también protegida por la Red Natura 2000 y declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
  • Posibles accidentes: no se asegura que nos e vaya a producir incidentes o accidentes en las diferentes fases del proyecto, y las autoridades son incapaces de garantizar la conservación de hábitats o especies protegidos. Además, las prospecciones perjudicarían el modelo económico balear y valenciano, especialmente el turismo, incompatible con las prospecciones.

Más información: El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...