Pitones, caimanes y boas fueron incautados en un local de Sevilla

Tener contacto con animales potencialmente peligrosos no es algo que puedan hacer todas las personas. Se requieren medidas, cuidados y habilitaciones especiales para poder disponer y negociar este tipo de animales. Sin embargo, esto no sucedía en un comercio de Sevilla, donde agentes de Seprona incautaron 50 animales potencialmente peligrosos: 18 pitones, 16 caimanes, 15 boas y una tortuga-caimán.

Pitones, caimanes y boas fueron incautados en un local de Sevilla

Tener contacto con animales potencialmente peligrosos no es algo que puedan hacer todas las personas. Se requieren medidas, cuidados y habilitaciones especiales para poder disponer y negociar con este tipo de animales.

Sin embargo, y como no podía faltar, siempre hay algunas personas que hacen caso omiso de las normas y ven algún tipo de ventaja en hacer las cosas como no se deben. En este caso, se trata de un local de El Cuervo, en Sevilla, donde el dueño tenía una gran cantidad de animales peligrosos y comerciaba con ellos sin tomar los recaudos necesarios. Una situación que podría haber desencadenado hechos lamentables como, por ejemplo, que alguna persona resulte lastimada.

En concreto, este comercio con pocas medidas de seguridad y sin habilitaciones para animales potencialmente peligrosos tenía: 18 pitones, 16 caimanes, 15 boas y una tortuga-caimán. Incluso algunos de estos animales estaban en cajas de plásticos, dando un mayor margen a que suceda cualquier hecho lamentable.

Afortunadamente, no se lamentan heridas, ya que luego de recibir una denuncia de que en un comercio de El Cuervo se vendían animales peligrosos, agentes de la Guardia Civil de la Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza, Seprona, de Lebrija (Sevilla) han incautado a estos 50 animales.

Una boa comiendo

En la denuncia también quedo registrado que el comerciante de este lugar llego a cobrar una especie de “entrada” para aquellas personas que deseaban ver a estos exóticos animales, lo cual no hace más que aumentar el repudio a este local y a este tipo de personas que sin medir las consecuencias, o bien midiéndolas pero sin prestarles atención, generan negocios peligrosos y a costa de los animales.

Cuando los agentes incautaron a estos animales potencialmente peligrosos dejaron asentado las pocas medidas de seguridad del lugar y la carencia de documentación que se exige en estos negocios.

De esta forma, el local vulneraba la Ley 50/99 de animales potencialmente peligrosos y la Ley 11/2003 de protección de animales, razón que motivó la incautación de los mismos y sanciones por varias irregularidades: tenencia y venta de animales potencialmente peligrosos sin tener contratado seguro de responsabilidad civil; tenencia y venta de animales potencialmente peligrosos sin tener licencia para ello; venta de animales potencialmente peligrosos sin ningún tipo de control de las personas a las que se las vende; y carencia de medidas de seguridad, entre otras cosas más.

Una situación lamentable que seguramente se repite en muchas ciudades y que merece nuestro repudio y rechazo.

Fuente: Europapress
Foto 1: Fotolibre
Foto 2: Arteyfotografia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...