Piscinas naturalizadas, un ecosistema en casa

Aunque no están al alcance de todos, las piscinas naturalizadas nos permiten recrear un ecosistema en casa, y no utilizan productos químicos como las convencionales.

El verano es la época ideal para disfrutar de una jornada de naturaleza y un buen baño en la piscina natural de El Azud (Valencia), las Arenas de San Pedro (Ávila), las Lagunas de Ruidera (entre Albacete y Ciudad Real), la Punta de sa Pedrera en Ibiza o cualquier piscina natural de las que podemos disfrutar a lo largo y ancho de la geografía española. Sin embargo, cada vez están más de moda las piscinas naturalizadas, o lo que es lo mismo, tener en casa una piscina que se fusione con la naturaleza.

Por desgracia, se trata de una opción que todavía no está al alcance de todo el mundo ya que se necesita espacio suficiente para construir la piscina y hacer una importante inversión en ella, a partir de los 18.000 euros. Eso si, el coste de mantenimiento de una piscina naturalizada es mucho menor que el de las convencionales, ya que no es necesario utilizar productos químicos de ningún tipo ya que el agua se limpia de forma natural; y tampoco hay que cambiar el agua cada cierto tiempo como en las convencionales.

Las piscinas naturalizadas en si son un tipo de piscina en la que los bañistas sienten que están en una piscina natural o en un lago, rodeados de un agua completamente natural y cristalina. Un sistema de depuración que reproduce la biología acuática de un estanque, con sus plantas y gravas, se ocupa de mantener limpia el agua, sin tener que utilizar cloro ni otros productos químicos. Aunque nos parezca algo futurista, hace casi 20 años que esta técnica se utiliza en países de Europa central como Alemania o Austria.

Así, las biopiscinas tienen dos partes. Una es la zona de baño que todos conocemos, y la otra la de filtración o depuración. Se trata de dos partes independientes pero conectadas por una tubería y un sistema de bombeo que hace circular el agua. Mientras la zona de baño es más profunda que en las piscinas convencionales (mide unos dos metros), tampoco tiene plantas o peces ya que se concentran en la parte de depuración.

Estas plantas, a menudo juncos, nenúfares, jacintos, lentejas de agua o hidrocaris son las encargadas de limpiar el agua de forma natural. Esta zona es mucho menos profunda, en forma de estanque y también tiene un filtro de agua. El tamaño estándar de la zona de baño está entre los 25 y 40 metros cuadrados, y la zona de filtrado depende del diseño. Suele ser como el de la zona de baño, aunque algunos sistemas tecnificados la reducen considerablemente.

Más informaicón: El País

Foto: Tuscasasrurales

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...