Pekín toma las medidas anticontaminación más drásticas desde 2008

Pekín ha puesto en marcha las medidas medioambientales más drásticas desde los Juegos Olímpicos de 2008 para mejorar su imagen en el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico.

Más de 20 líderes mundiales se dan cita este lunes y martes en Pekín, la capital china, y una de las ciudades más contaminadas del mundo. De hecho, hace unas semanas vimos como los participantes de la maratón de Pekín corrían con mascarillas para protegerse de la polución. Pues bien, para evitar una imagen similar durante el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, Pekín ha adoptado las medidas más drásticas para reducir la polución desde 2008, cuando se celebraron unos Juegos Olímpicos que ya sufrieron la sombra de la contaminación.

Entre las medidas que ha adoptado el gobierno de la capital china destacan la reducción de la actividad laboral en la capital y sus alrededores o la limitación del tráfico. Por ejemplo, se ha puesto en marcha un sistema de circulación de vehículos en días alternos según el último número de su matrícula, y para reducir el tráfico de la siempre congestionada ciudad los trabajadores del enorme sector público disfrutan de seis días de vacaciones o están fuera de Pekín en viajes de negocios.

Las agencias de viajes también han contribuido con descuentos a los pequineses que quieran viajar estos días fuera de la capital, y 2.300 de las fábricas más contaminantes de Pekín y las provincias que la rodean -además de 2.500 obras- han cesado su actividad. También se han suspendido bodas, la expedición de visados y certificados oficiales, las clases en las escuelas públicas e inclusos ritos tan arraigados como la quema de la ropa de los difuntos en el cementerio de Babaoshan -el más importante de Pekín-.

De momento, las medidas funcionan y el resultado es positivo. Pekín luce su mejor cara, y sorprende a los participantes en el Foro Asia Pacífico y a sus propios vecinos con unas temperaturas primaverales, el sol brilla en el cielo azul y el tráfico en la ciudad es mucho más fluido que de costumbre. Eso si, el servicio meteorológico anuncia que un cambio del viento hará que la contaminación se vuelva a acumular sobre la capital china a partir del fin de semana.

Mientra el gobierno de Pekín pedía a los 20 millones de habitantes de la capital china «comprensión» ante estas medidas y los invitaba a ser «buenos anfitriones» con los participantes en la cumbre económica, desde Greenpeace se lamentaban de que Pekín «reserve» el aire limpio para invitados especiales como los líderes mundiales o los deportistas olímpicos en lugar de ofrecer el aire sano para todos sus vecinos.

Vía: El País

Foto: Very Quiet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...