Nunca se debe interrumpir el apareamiento de dos tortugas gigantes

En este gracioso vídeo podemos ver la reacción de una tortuga macho gigante al ser molestada en la ceremonia de apareamiento, se produce una persecución lenta con la finalidad de echar a los intrusos.

Tortugas de las íslas Seychelles

En el curioso y gracioso vídeo de National Geographic que podéis ver a continuación, se muestra a una tortuga macho gigante de las islas Seychelles (grupo de islas situadas en el Océano Índico) que planta cara al explorador Paul Rose y al cámara que le acompaña por haberle molestado durante el apareamiento. La tortuga macho persigue al explorador para darle caza y presumiblemente para darle un buen mordisco, claro, que a una velocidad de 100 metros por hora va a ser muy difícil que logre su objetivo.

La tortuga es tenaz y acosa a Paul Rose y al cámara durante un buen rato intentando echarles del lugar. Si nos fijamos bien, el explorador se encontraba algo lejos de donde estaban las tortugas, pero parece que al macho percibió la presencia y no le hacía ninguna gracia que hubiera mirones.

El hecho sucedió en la isla de Asunción, ahora recuperada tras la devastadora destrucción que sufrió a causa de la recolección de guano, un material formado por las deposiciones de las aves, fuente de fósforo e ideal para utilizar en los campos de cultivo como abono.

El explorador explica que caminando por la isla se sintió atraído por unos gruñidos que procedían de unos arbustos, descubriendo a las dos tortugas gigantes en la ceremonia del apareamiento. Sin apenas hacer ruido y a una distancia prudencial para no molestar observaron la escena, pero parece que el macho se dio cuenta de la presencia de las dos personas.

Supuso que se acercaría para plantar cara y luego retrocedería, pero no fue así, escupiendo, resoplando y con una mirada enfurecida fue detrás del explorador y su acompañante a fin de echarles de la zona, era una persecución a baja velocidad que terminó en el momento en el que las dos personas aceleraron el paso, si no, probablemente la tortuga habría seguido persiguiendo a los visitantes inoportunos.

Paul Rose explica aquí que es una curiosidad que le ha enseñado que nunca se debe interrumpir el apareamiento de dos tortugas gigantes. Merece la pena que veáis el vídeo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...