Molins de Rei estrena un pipican ecológico

Molins de Rei ha instalado un prototipo de pipican que recompensa con una galleta a los perros que lo utilizan. Además, tras cada uso se limpia solo utilizando energía solar.

Uno de los problemas de limpieza de las ciudades está relacionado con los restos que dejan las mascotas cuando hacen sus necesidades fisiológicas. Nunca es agradable encontrarse con un excremento de perro mientras damos un paseo o con un fuerte olor a orina en una esquina; pero cada vez encontramos más pipicanes o espacios donde los animales pueden hacer sus necesidades sin causar molestias al resto de ciudadanos.

La localidad barcelonesa de Molins de Rei ha dado un paso más en el uso de este tipo de equipamiento con la instalación del e-can, un pipican ecológico en el que los perros, además de hacer sus necesidades, recibirán una galletita como premio por utilizarlo. Simplemente, se trata de un pilar metálico, pintado de color verde, que se limpia y desinfecta después de cada uso, además de ofrecer la galleta como premio.

Detrás de esta idea está la famosa teoría del perro de Pavlov, el fisiólogo ruso que demostró la posibilidad de condicionar las respuestas ante un estímulo repetitivo. De esta forma, el e-can espera consolidarse atrayendo a los perros con la gallets para que hagan sus necesidades en él siempre que sus dueños los saquen a pasear. Por ahora, se ha utilizado cientos de veces, pero habrá que dejar pasar unas semanas o meses para ver si este éxito es fruto de la novedad del invento o si al contrario se convierte en uno de los mejores inventos para el mundo animal.

Además de atraer a los animales y reducir la suciedad de las calles de Molins de Rei, el e-can tiene un funcionamiento ecológico, por lo que le hace un favor doble al medio ambiente. Este pipican utiliza la energía solar para limpiarse automáticamente tras cada uso, de una forma muy similar a la que funciona la cadena de un váter.

El e-can no deja de ser un prototipo de la empresa Eco-Can, creada por un grupo de jóvenes catalanes. Con su prototipo aspiran a conseguir unas calles más higiénicas y una mejor percepción de la presencia de los perros en ellas; además de intentar reducir el gasto que supone para los ayuntamientos mantener limpias sus calles o, por lo menos, facilitar su faena a los barrenderos. Solo falta que sea un éxito y más ciudades se interesen por este pipican ecológico.

Fuente: Ecología Verde

Foto: Carlos Adampol

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...