Modificar las nubes para enfriar el planeta

Dos científicos que conocen el problema que padece la Tierra debido al calentamiento global, han reparado en una posible solución que traerá grandes beneficios y revertirá esta situación. Se trata sobre la reflectividad de las nubes. Os invitamos a conocer esta posible e interesante solución al calentamiento global.

Modificar las nubes para enfriar a la Tierra

Dos conocedores del problema que padece la Tierra debido al calentamiento global, han reparado en una posible solución que traerá grandes beneficios y revertirá esta situación. Se trata sobre la reflectividad de las nubes.

Partiendo del concepto de que la reflectividad solar de las nubes depende de la distribución del tamaño de las gotas de agua que contiene, se pretende modificar la concentración de los núcleos de condensación de las nubes marinas para que éstas sean más reflectantes y devuelvan los rayos solares al espacio.

Quizás esta posible solución al calentamiento global resulte un poco compleja en la teoría. Por ello, vamos a ponerlo en otras palabras. Cuando hay nubes, los rayos del sol se topan con ellas y no llegan directamente a la Tierra. A su vez, y dependiendo de la composición de las nubes, éstas pueden tener la capacidad de devolver esos rayos al espacio impidiendo que los mismos lleguen a la Tierra. Esto genera que el calor que reciba la Tierra disminuya y se mejore la actual situación de calentamiento global.



Ahora bien, como hemos mencionado, para que las nubes puedan devolver los rayos del sol al espacio deben tener una determinada composición. Y aquí es donde entra en juego la propuesta que están estudiando John Latham, investigador del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica (EE. UU.) y catedrático de la Universidad de Manchester (Reino Unido), y Stephen Salter, profesor de la Universidad de Edimburgo (Escocia), que tiene como objetivo enfriar a la Tierra.

¿Cómo debe ser la composición de las nubes reflectoras?

Antes de sacaros esta duda, deben saber que las nubes son acumulaciones de pequeñas gotas de agua o partículas de hielo que se encuentran suspendidas en la atmósfera y forman una masa de vapor acuoso cuyo color varía según la densidad o la luz.

Para que las nubes puedan reflectar los rayos de sol se debe dar lo que se conoce como “efecto Twomey”. Esto es que el albedo, es decir el porcentaje de radiación luminosa o electromagnética que refleja una superficie, de las nubes se incrementa cuando el tamaño de las gotas de agua que contiene son más pequeñas.

Con este conocimiento, los dos científicos se proponen rociar, por medio de unas pequeñas embarcaciones, gotas de agua salada del mar hacia la capa límite localizada detrás de las nubes estratocúmulos marinas. Cuando esto se produce y los residuos de la evaporación de las gotas de agua alcanzan a las nubes, se generan muchos nuevos núcleos de condensación, lo que produce una mayor cantidad de gotas de menor tamaño. Al pasar esto, la reflectividad de las nubes aumenta y la Tierra puede revertir la situación de calentamiento global.

En un próximo post veremos más de esta posible solución que permite un enfriamiento de la Tierra.

Fuente: Verde.Latam
Foto: Nubes por Paco CT en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...