Miles de personas rechazan la construcción en l’Auir

Miles de personas se manifestaron en la playa de Gandia para rechazar los planes del alcalde de urbanizar l’Auir, la única playa que queda en la turística localidad valenciana.

Uno de los pocos espacios vírgenes que queda en la costa valenciana, la más destruida por el boom inmobiliario, es la playa de l’Auir, al norte de Gandia. Se trata de un espacio de gran valor ecológico con medidas especiales de protección, lo que no ha impedido al alcalde de la turística localidad valenciana, Arturo Torró, convocar un concurso para urbanizar l’Auir. Sin embargo, el pasado 23 de agosto miles de vecinos se manifestaron contra la urbanización de l’Auir.

Convocados por la Assemblea Ciutadana Salvem l’Auir, los gandienses mostraron su rechazo al proyecto de Torró, que incluye un parque acuático y un hipódromo en uno de los pocos reductos vírgenes que quedan en el municipio. En su recorrido por la playa de Gandia también criticaron los planes del alcalde para construir dos campos de golf en el Racó de Tomba (Marxuquera) y le pidieron que destine más esfuerzos a la protección de la marjal, unas extensiones de tierra dedicadas al cultivo del arroz que forman parte del paisaje valenciano.

El alcalde popular de Gandia convocó hace unos meses un concurso de ideas para la construcción en l’Auir, y nombró dos jurados para elegir la mejor idea. Uno de ellos era popular y el otro técnico, pero tras analizar todos los proyectos que se presentaron cada jurado se decantó por una opción diferente. Lo que no cambia se elija la opción que se elija son los graves efectos que tendrá la urbanización en la zona sobre la única playa virgen de Gandia.

Parte del valor ecológico de la playa reside en la restinga, esa zona de depósito litoral donde confluyen los sedimentos de los ríos y las corrientes del mar. La de l’Auir es una de las playas del Mediterráneo español donde mejor se conserva esta restinga, ya que sus dunas se han convertido en la barrera natural entre el mar y la marjal. Además, la restinga contribuye a un equilibrio del balance de arena clave para que se desarrollen los bosques litorales.

Estos bosques también juegan un papel clave a la hora de minimizar los efectos de la erosión marina en los habituales temporales de invierno; y suponen un gran aliado para que se desarrolle un hábitat ideal para algunas especies animales o vegetales. L’Auir también funciona como un centro de investigación y educación ambiental, y cualquier cambio en su entorno como el que plantea el consistorio podría tener un efecto devastador sobre el medio ambiente y las especies que allí viven.

Vía: Safor guia

Foto: Avecendrell en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...