Menos petardos en el Año Nuevo chino por la contaminación

La celebración del Año Nuevo chino se ha visto deslucida por la reducción del uso de material pirotécnico promovido por las autoridades para reducir la contaminación.

Una de las tradiciones chinas para celebrar la llegada del Año Nuevo. Desde tiempos ancestrales se cree que sirven para alejar a los malos espíritus y la mala suerte; pero la llegada del Año del Caballo, que empezó la madrugada del 30 al 31 de enero en España no ha tenido el mismo esplendor que en años anteriores por culpa de la contaminación. Los altos niveles de polución y la austeridad promovida por las instituciones han hecho que la venta de petardos se haya reducido considerablemente para esta celebración.

Al Gobierno chino no le ha quedado más remedio que desincentivar la venta de material pirotécnico. La situación es alarmante en grandes urbes como Pekín o Shanghai, donde la polución podría provocar un aire irrespirable para sus habitantes. El año pasado, la concentración de partículas PM 2’5 se multiplicó por cinco durante las celebraciones del Año Nuevo; y para este año las autoridades de Pekín han recordado que se prohibirán si la alerta por contaminación sube a naranja o rojo, los dos últimos colores de una escala de cinco.

La singularidad de la medida tiene divididos a los chinos. Algunos defienden la reducción del uso de material pirotécnico, y explican que es la lucha contra la polución «es responsabilidad de todos». Otro factor importante es la reducción de la reducción de la contaminación acústica. Por otra parte, los detractores de la idea defienden que los fuegos artificiales son parte esencial en grandes celebraciones como el año nuevo, y que el Gobierno puede hacer otras cosas como cerrar fábricas contaminantes para reducir la contaminación.

Uno de los colectivos más afectados por la medida son los vendedores de petardos, que ya tienen asumida una importante reducción de la venta de material pirotécnico para unas vacaciones que van del 30 de enero al 6 de febrero. Sin embargo, no es la primera vez que se toman medidas similares, ya que en Wuhan, al centro del país, se suprimieron los espectáculos de fuegos artificiales de Año Nuevo el pasado 31 de diciembre para evitar un aumento de la contaminación.

La Asociación de Consumidores de Pekín ha propuesto a los habitantes de la capital china que utilicen flores o petardos electrónicos en lugar de los convencionales. Utilicen flores o petardos, la verdad es que China se ha tomado en serio la lucha contra la contaminación en los últimos meses y ha dado varios pasos adelante para mejorar el aire que respiran sus habitantes. El próximo debería ser que se comprometa a reducir sus emisiones de forma significativa.

Más información: Ideal, spanish.people.cn

Foto: Bochum1805

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...