Más de 3.000 avispas asesinas atrapadas en Galicia

Las avispas asiáticas o avispas asesinas no son ningún peligro para las personas, salvo por la reacción que el veneno pueda provocar entre los alérgicos.

Su nombre, avispas asesinas, inspira poca confianza; y el hecho que una octogenaria gallega haya muerto por un infarto después de sufrir 30 picadas (aunque no está demostrado que el infarto y las picadas estén relacionadas) no han hecho más que aumentar el temor sobre esta especia de avispa gigante que ha llegado al norte de España pero que no resulta ningún peligro para las personas. Tampoco lo son para el crabro, la avispa tradicional española, un poco más pequeña con la que compite por el territorio.

La vespa velutina, que es el nombre real de estas avispas, es una especie invasora que llegó desde Asia a la ciudad francesa de Burdeos en 2004. En 2010 dio el salto a España por el País Vasco, y desde entonces se ha extendido por toda la cornisa cantábrica, desde Navarra y Euskadi a Galicia. Entonces se calculó que en 10 años podría haberse extendido por toda España. Es un animal que vive en zonas costeras, ya que prácticamente no se han encontrado ejemplares en zonas de montaña o en altitud.

Desde su llegada a España en 2010, cada año se han desplazado unos 50 o 60 kilómetros, aunque en su avance se han encontrado con los crabros, con los que compiten por el terreno. Los expertos indican que debemos prestar atención especial para no matar a la especia autóctona, y recuerdan que si vemos un nido debemos avisar al 112 para que ellos se ocupen y no quitarlo nosotros mismos.

Solo en Galicia se han capturado unas 3.000 avispas asesinas gracias a las trampas que la Xunta ha colocado para hacer frente a esta especie invasora. De los 270 avisos que le llegaron al gobierno gallego, 139 resultaron ser por nidos de la vespa velutina, mientras que el resto pertenecían a la especie autóctona. Su picadura es igual de peligrosa que la de las avispas convencionales, pero desde Protección Civil recuerdan que el peligro está en la reacción del cuerpo al veneno, por lo que recomienda a los alérgicos acudir al hospital tras la picada.

Además del de la anciana fallecida, hay otro caso en el que una persona tuvo que ser hospitalizada debido a la picadura de una de estas avispas asiáticas. Se trata de un bombero que sufrió la picada cuando estaba haciendo labores de limpieza en el monte. Debido a la reacción alérgica tuvo que ir a urgencias, y pasó un día ingresado en el hospital sin ningún problema. Estos dos casos no asustan a los vecinos de las zonas con más presencia de unas avispas asesinas que, dicen, «no suelen atacar».

Vía: teinteresa

Foto: Danel Solabarrieta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...