Madrid permitirá construir en zonas protegidas

La Comunidad de Madrid permitirá construir casas u hoteles rurales o tiendas en zonas protegidas en sus montes.

Cuando en 2012 la Comunidad de Madrid, entonces presidida por Esperanza Aguirre, aprobó la Ley de Viviendas Rurales Sostenibles, sus detractores la bautizaron como «Ley Virus» ya que permitía, por ejemplo, que los dueños de parcelas rurales de hasta 6 hectáreas pudieran construir chalés de una planta sin necesidad de presentar proyectos de impacto ambiental o sin tener que cumplir requisitos de eficiencia energética.

Pues bien, ahora el sucesor de Aguirre, Ignacio González, ha decidido ir más allá y el pasado mes de diciembre aprobó una serie de medidas que permitirán la explotación económica de zonas hasta ahora protegidas. Así, cualquier madrileño que cumpla ciertos requisitos podrá gestionar un hotel o casa rural, tiendas de comestibles, fincas para celebrar bautizos o bodas y empresas de actividades al aire libre en zonas donde antes estaba prohibido.

La ya conocida como «ley escoba» permite, por ejemplo, autorizar «excepcionalmente» la cesión y ocupación de parcelas de los 216 montes públicos que Madrid tiene catalogados durante 75 años si su uso es «compatible con las funciones de utilidad pública del monte». Entre estas funciones de «utilidad pública» están la recogida de setas, la explotación maderera o la creación de infraestructuras recreativas de uso público como aparcamientos.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid introdujo estos cambios a través de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, también conocida como ley de acompañamiento presupuestario, lo que impide que estos temas se debatan por separado en el Parlamento madrileño. Sin embargo, este no es el único punto oscuro de la ley escoba, ya que una de las grandes beneficiadas es Carmen Cafarga, socia de la mujer de Ignacio González.

Se ha redactado de nuevo el apartado 17.2 de la Ley del Parque del Manzanares para autorizar instalaciones en una zona donde hasta ahora estaba prohibido, lo que regulariza la carpa que tenía instalada allí Cafarga en la que celebra bodas, bautizos, comuniones o reuniones de empresa. En su día, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid paralizó los negocios de Cafarga, pero con la nueva normativa no puede hacer nada por impedirlo.

Otra de las novedades introducidas por el Gobierno madrileño es la autorización para obras de rehabilitación y ampliación que garanticen las condiciones de habitabilidad, la conversión de edificaciones tradicionales o de valor arquitectónico en alojamientos pese a que estén fuera del ordenamiento urbanístico o la posibilidad de que los particulares puedan ocupar parcialmente durante 10 años las vías pecuarias siempre que paguen las tasas pertinentes.

Más información: 20 minutos

Foto: jamesblick

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...