Los contaminantes más peligrosos y tóxicos

Existen varias sustancias contaminantes, pero algunas de ellas sobresalen por tener un mayor grado de contaminación, toxicidad y provocar efectos más notorios, tanto en la naturaleza como en los seres vivos. Aquí nos adentraremos en los contaminantes más peligrosos, dentro de los cuales se destacan los metales pesados y los PAHs. Este último considerados como COPs, un compuesto orgánico persistente. Todos ellos tienen un mismo denominador común: enfermedades, contaminación y efectos negativos.

Los contaminantes más peligrosos

Todos conocemos, en mayor o menor medida, los males que ocasiona la contaminación. Ésta, un grave problema que todos los países deben afrontar, se refiere a cualquier sustancia que pueda generar algún daño en la naturaleza o en un ser vivo, la cual proviene de la actividad humana y genera una alteración negativa en el medio ambiente.

Existen varias sustancias contaminantes, pero algunas de ellas sobresalen por tener un mayor grado de contaminación, toxicidad y provocar efectos más notorios, tanto en la naturaleza como en los seres vivos. Dentro de estas sustancias contaminantes, podemos nombrar a los metales pesados, los organoclorados, los PAHs, las partículas y los radionucleidos.

Estas sustancias, con un alto porcentaje de toxicidad, son consideradas los contaminantes más peligrosos e impactan de forma considerable en aguas, suelos y atmósfera.


La contaminación de estos lugares y zonas conllevan grandes peligros y riesgos, donde todo ser vivo, natural y vegetal, puede sufrir grandes y graves consecuencias ya que puede incorporar en su organismo cualquiera de estos contaminantes.

Entre las distintas consecuencias de estos contaminantes peligrosos, muchas enfermedades, como distintos tipos de cáncer (cáncer del pulmón, piel, vejiga, hígado, riñón, próstata, etc.), tienen lugar.

A continuación, nos adentraremos un poco más en cada uno de estos contaminantes.

En el caso de los metales pesados, debemos mencionar al arsénico, al cadmio, al cromo, al mercurio y al plomo como metales peligrosos y carcinogénicos, es decir, que producen cáncer.

Dentro de los compuestos organoclorados, situamos a las dioxinas, hexaclorobenceno, PCBs y DDT como sustancias muy contaminantes y peligrosas. Amén de ser alguno de ellos cancerigenos, traen problemas en el sistema inmune, endocrino, en el desarrollo de feto y sistema nervioso, entre otras complicaciones más.

Refiriéndonos a los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), tenemos que reparar en que son considerados como COPs, compuestos orgánicos persistentes, cuyos principales impactos en la salud humana se refleja en sus propiedades genotóxicas. Esto significa que provocan daños al material genético. Así mismo, muchos PAHs son carcinógenos y pueden provocar efectos adversos en la reproducción, el desarrollo y el sistema inmunológico.

Por su parte, los radionucleidos hacen alusión a la contaminación radiactiva, la cual acarrea graves perjuicios para la salud humana y para el medio ambiente, tales como cáncer, mutaciones genéticas e inmunodeficiencia. A modo de ejemplo, nombramos al uranio 238 y radio 226 como elementos radiactivos peligrosos.

Por último, esta comprobado por muchos estudios de epidemiología humana que la contaminación por partículas esta relacionada con enfermedades respiratorias y con un aumento de mortalidad prematura, ya que las mismas generan enfermedades respiratorias y del corazón.

Fuente: Greenpeace

Foto: Contaminantes por Guilherme cecilio en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,29 de 5)
4.29 5 7
Loading ... Loading ...