Los animales pueden predecir los terremotos a través de la electricidad ambiental

Un estudio ha descubierto la razón por la que los animales cambian su patrón de actividad ante un inminente terremoto, la causa se encuentra en la ionización positiva del aire, algo que provoca que sufran problemas como hiperactividad, confusión o inquietud, sensaciones que les hacen sentirse incómodos y les obligan a abandonar la zona.

Actividad animal ante un inminente terremoto

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad Anglia Ruskin (Reino Unido), concluye que los animales pueden predecir los terremotos a través de la electricidad ambiental, concretamente a través de la ionización que se produce como resultado del estrés que sufre la corteza terrestre por la actividad sísmica, días antes de que se produzca un terremoto.

Es la primera vez que se ha logrado capturar y documentar el comportamiento animal antes de que se produzca un terremoto, los datos obtenidos pueden ser de gran ayuda para poder desarrollar sistemas predictivos de actividad sísmica a corto plazo. Anteriormente se sabía que los animales cambiaban su comportamiento ante un inminente terremoto, pero ahora se ha podido constatar científicamente gracias a una serie de cámaras de detección de movimiento instaladas en el Parque Nacional Yanachaga (Perú).

Parece ser que los investigadores detectaron cambios significativos en el comportamiento de los animales salvajes 23 días antes de que se produjera un terremoto de magnitud 7’0 de la escala Richter en el año 2011. En días normales las cámaras registraban una media de 5 a 15 avistamientos de animales, pero 23 días antes del terremoto los avistamientos se reducían a 5 o menos. Acercándose la fecha fatídica, a sólo 5 días de que se produjera el terremoto, no se registraba ningún avistamiento animal, sin duda, un dato muy revelador ya que era algo muy inusual en el Parque Nacional Yanachaga.

Paralelamente, gracias al registro de ondas VLF (Very Low Frequency, Frecuencia Muy Baja) por encima de la zona que rodeaba el epicentro del terremoto, se detectaron perturbaciones en la ionosfera dos semanas antes de que se produjera el temblor de tierra, además se registró una fluctuación especialmente notable ocho días antes de que se produjera el seísmo, algo que coincide con la disminución significativa de la actividad animal observada en los días próximos al terremoto.

Predicción de terremotos

Una de las causas más probables que apuntan los investigadores sobre la respuesta animal ante un inminente terremoto son los iones positivos en el aire. Se sabe que se generan en grandes cantidades en la superficie terrestre cuando las rocas en la profundidad de la tierra son sometidas a tensiones que conducirán irremediablemente al seísmo (estrés corteza terrestre). Parece ser que los iones positivos en el plomo presente en el aíre, provoca efectos secundarios como el síndrome de la serotonina.

Se produce un incremento de los niveles de serotonina del torrente sanguíneo que puede provocar hiperactividad, confusión, inquietud, etc. Por ello se considera que la inyección de iones positivos en el aire de la atmósfera terrestre antes de que se produzca el seísmo, afecta especialmente a mamíferos y aves, pero especialmente a los que viven en el suelo.

Parece ser que los animales del parque abandonaron el lugar al sentirse incómodos por las sensaciones que tenían, resultado de la ionización positiva de la zona. Hay que tener en cuenta que el parque nacional se encontraba a 320 kilómetros del epicentro del seísmo, hubiera sido interesante poder documentar la actividad animal en una zona mucho más próxima. Los expertos explican que no es que los animales hayan podido desarrollar un sistema predictivo de terremotos, simplemente que tienden a apartarse de esos estímulos que son molestos.

Sin duda, es un interesante hallazgo y puede dar pie a nuevas investigaciones para desarrollar métodos predictivos con días de antelación que permitieran evacuar a las poblaciónes. El estudio ha sido publicado en este artículo de la Universidad Anglia Ruskin, pero podéis ampliar la información a través de este artículo publicado en la revista científica Physics And Chemistry Of The Earth.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...