Liubliana, Capital Verde Europea 2016

Liubliana, la capital de Eslovenia, será la Capital Verde Europea en 2016 tras imponerse a Oslo (Noruega), Umea (Suecia), Nijmegen (Holanda) y Essen (Alemania).

Ya tenemos Capital Verde Europea para 2016: Liubliana. La capital eslovena se ha impuesto en la última fase de las votaciones a la alemana Essen, la holandesa Nijmegen y a dos ciudades escandinavas, la capital de Noruega Oslo y Umea, en Suecia. En la fase de votaciones previa, que se celebró en abril, el jurado descartó a Zaragoza y Santander, las dos candidatas españolas a hacerse con un reconocimiento que ya recibió Vitoria en 2012 y que en la actualidad ostenta otra capital nórdica, Copenhague.

El jurado que se encarga de decidir quien ostenta este reconocimiento reconoció que la capital de Eslovenia ya ha alcanzado el 70% de los objetivos que se marcó en la estrategia Visión 2025. Se trata de un ambicioso plan que, entre otros, pretende desarrollar sistemas de transporte alternativos al coche, lo que supone una mejora de la calidad del aire que respiran los ciudadanos o la reducción de emisiones de gases a la atmósfera. Así, Liubliana sucederá a Bristol, que en 2015 será la primera ciudad británica en disfrutar de la capitalidad verde europea.

Para ser nombrada Capital Verde Europea, una ciudad debe demostrar unos altos estándares medioambientales durante un tiempo, haber dejado claro su compromiso con el desarrollo sostenible y el establecimiento de objetivos ambiciosos en el futuro de la ciudad. A partir de ahí, un jurado formado por expertos ambientales valora una serie de parámetros que sirven para elegir a la ciudad ganadora. Estocolomo fue la primera (2010), seguida de Hamburgo, Vitoria, Nantes y la capital danesa, que fue elegida para este año.

Hay 12 valores que se tienen en cuenta a la hora de elegir la Capital Verde Europea: la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático, el transporte local, las zonas verdes urbanas, su naturaleza y biodiversidad, la calidad del aire que se respira, los niveles acústicos de la ciudad, la gestión y producción de residuos, la gestión del agua y los tratamientos de las aguas residuales, el empleo durable, la ecoinnovación, el rendimiento energético y la gestión ambiental integral.

Una de las novedades de este año es que se redujo el número de habitantes que debía tener una ciudad para poder presentarse de 200.000 a 100.000, lo que permitió a Santander presentar su candidatura. Además de las cinco ciudades finalistas y las dos candidatas españolas, también optaron a la Capital Verde Europea Pitesti (Rumanía), Reggio Emilia (Italia), Tours (Francia), Larissa (Grecia) y Dabrowa Górnicza (Polonia).

Vía: ECOticias

Foto: Sitomon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...