Libia, el gigante dormido de la energía solar

Libia es uno de los países con más potencial para la energía solar, pero la dependencia del petróleo, la ausencia de mano de obra especializada y la inestabilidad política hacen que no se explote.

Con una superficie de 1.759.541 kilómetros cuadrados, en su mayor parte ocupados por el desierto del Sáhara, Libia es el 16º país más grande del mundo y el tercero de África, por detrás de sus vecinos Argelia y Sudán. Su enorme extensión y su ubicación geográfica la convierten en uno de los países con un mayor potencial en energía solar, aunque hasta el momento las condiciones políticas del país, inmerso en una suerte de Guerra Civil que acabó con la caída de Gadafi no invite a invertir.

Un estudio que aparece en las páginas de la revista Renewable Energy dice que, si Libia cubriese tan solo el 0’1% de su superficie con placas solares, sería capaz de generar cinco veces más energía de la que obtiene extrayendo petróleo. Según los cálculos de la ONG Responding to Climate Change, el país africano recibe 7’1 kWh al día de sol por metro cuadrado, una cantidad que al sur de Libia, en pleno Sáhara, alcanza los los 8’1kWh al día. Para hacernos una idea del potencial solar que esconde Libia, en el Reino Unido esa cantidad no supera los 2’95 kWh por metro cuadrado al día.

El desarrollo de la economía Libia se ha basado en sus abundantes reservas de petróleo y gas natural. El 95% de sus ingresos -un cuarto del PIB del país- proceden de los ingresos por la venta de crudo, que representa el 60% de los costes del sector público. Estos elevados ingresos combinados con una población de tan solo 5’6 millones de personas -ocupa el puesto 218 en densidad de población- fueron clave para que el país tuviese una de las rentas per cápita más altas del continente africano.

Pero el progresivo agotamiento de las reservas de petróleo y gas natural hacen que el país se vea obligado a cambiar esa estructura económica en un futuro no muy lejano, una decisión que viene acompañada de la necesidad de reconstruir el país después de la guerra civil. Uno de los grandes problemas que tiene el país, dejando al margen los derivados del conflicto y al inestabilidad política, es que no cuenta con técnicos ni mano de obra especializada capaz de instalar sistemas basados en energías renovables o de mantenerlos.

Para que el país pueda explotar su enorme potencial solar es necesaria una inversión adecuada, no solo en materiales e instalaciones, sino también en formación del personal. Con ello, el país podría superar el nivel de ingresos del petróleo y el gas mediante energías verdes; siendo capaz de producir energía suficiente para abastecer a todo el país y vender los excedentes a otros países.

Fuente: Ison 21

Foto: Rafael Gomez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...