Las estufas causan el 10% de las muertes en Ulan bator

El anticuado sistema de calefacción de Ulan Bator (Mongolia) está detrás de la contaminación de la ciudad, la responsable del 10% de las muertes y de malformaciones al nacer.

Mongolia es un país de contrastes. Situado entre Rusia y China, en su grandes llanuras encontramos desiertos, bosques y praderas, zonas soleadas la mayoría de días del año en las que podemos respirar aire puro y sano. Todo lo contrario que Ulan Bator, la capital del país, una megaurbe que supera los 1’2 millones de habitantes (los mismos que si juntamos dos ciudades como Valencia y Málaga), con un gran índice de pobreza y que en invierno puede llegar fácilmente a los -40ºC.

Con unas temperaturas tan extremas, no es de extrañar que sus habitantes tengan encendida la calefacción durante 24 horas. El gran problema es que el sistema que utilizan la mayoría de las calefacciones contamina, pero este no es el único problema medioambiental de la ciudad. Los habitantes de los barrios más humildes queman madera, carbón e incluso la basura para mantenerse calientes y cocinar, lo que aumenta la contaminación.

Evidentemente, la llegada del invierno y del frío supone el encendido de las estufas, y la polución se adueña de la ciudad hasta el punto de que la Organización Mundial de la Salud la considera como la segunda ciudad más contaminada del mundo. Avhaz, en Irán, ostenta el dudoso honor de liderar esta clasificación. Pero a diferencia de otras ciudades donde los vehículos, las fábricas y la industria son los culpables de la contaminación, en Ulan Bator entre el 60 y 70% de la contaminación generada en invierno está provocada por las estufas.

La presencia de partículas PM 2’5 puede multiplicar por siete los límites marcados por la OMS como seguros; y con semejante panorama, es mejor quedarse en casa. Cuando sus habitantes salen a la calle se protegen la cara con un pañuelo, aunque es fácil que enseguida comience a dolerles la garganta. Muchos de ellos tienen los pulmones dañados, y un equipo de investigadores demostró que la contaminación está detrás del 10% de las muertes en la ciudad.

Para el estudio no se contabilizaron los muertos menores de 30 años ni la contaminación del aire en interiores, y se realizó en una de las zonas menos contaminadas de la ciudad, por lo que las cifras podrían multiplicarse por dos, hasta provocar una de cada cinco muertes. El investigador canadiense que hizo el estudio investiga ahora si los filtros de aire podrían reducir el impacto de la polución en los fetos. Según el Instituto de Salud Pública de la capital mongola, han aumentado las malformaciones de nacimiento en la ciudad y el número de enfermedades respiratorias.

Fuente: Ecología Verde

Foto: Ssppeeeeddyy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...