La tuberculosis mata a 1,7 millones de personas al año

Se trata de una de las enfermedades infecciosas más prevalentes. La tuberculosis mata cada año a 1,7 millones de personas y aunque su prevalencia ha disminuido en los últimos años, los países menos desarrollados siguen siendo los más castigados por la enfermedad

Cuando escuchamos su nombre solemos pensar que es una enfermedad completamente erradicada, sin embargo, lo cierto es que lejos de estar extinta, la tuberculosis sigue siendo una de las principales causas de mortalidad en el mundo. De ahí que el Grupo de Estudio de las Infecciones por Micobacterias (GEIM) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) haya querido advertir, en la víspera del Día Mundial de la Tuberculosis, de la importancia de la prevención, la detección y el tratamiento precoz de esta enfermedad.

Y es que , aunque cueste creerlo, este bacilo que ataca a nuestros pulmones, nuestro sistema nervioso, nuestro sistema linfático e incluso a los huesos y la piel, afecta, según los datos que maneja la Organización Mundial de la Salud a más de un tercio de la población mundial (alrededor de de 2.000 millones de personas).

La tuberculosis sigue afectando más al tercer mundo. Imagen: OMS

Se calcula que  cada año aparecen 9,4 millones de casos nuevos de tuberculosis, con una mortalidad global de 1,7 millones de personas, la mayoría en los países más pobres del planeta. En cuanto a España, se posiciona como uno de los países de Europa occidental con mayor incidencia de tuberculosis (17 casos por 100.000 habitantes y año), una cifra que ha ido disminuyendo en los últimos años, aunque los expertos ya han alertado de un ligero repunte de esta patología debido al incremento de la población inmigrante procedente de países en los que la tuberculosis aún es una enfermedad mortal.

De ahí que los neumólogos vean necesaria la adaptación de los programas de tuberculosis a las necesidades y características de los inmigrantes (en su mayoría  jóvenes, desempleados o con trabajos inestables y que suelen vivir en condiciones precarias y en grupo, lo cual es, a su vez, un factor de riesgo de contagio.

La pregunta que muchos nos hacemos al llegar a este punto es, ¿existe un tratamiento para esta enfermedad? Afortunadamente, la respuesta es afirmativa los últimos sistemas de diagnóstico, favorecen la recuperación de los enfermos, que tienen un pronóstico más esperanzador cuanto antes se detecte la presencia de esta bacteria en nuestro organismo, ya que  su tratamiento consiste en la administración de 3-4 fármacos durante seis meses que se deben tomar durante un periodo de seis meses para evitar que se desarrolle una resistencia del bacilo a estos compuestos, que son los únicos que se conocen a día de hoy para atajar la enfermedad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...