La Tierra en números rojos

El pasado 19 de agosto la Tierra entró en números rojos después de haber agotado los recursos que podíamos consumir en 2014. Pasaremos cuatro meses por encima de nuestras posibilidades.

Aunque el mes de agosto todavía no se ha acabado, ya hemos agotado el presupuesto anual ecológico de la Tierra y el planeta está en números rojos. Así lo denuncia la organización ecologista World Wide Forest tras analizar la Huella Ecológica Global, que nos recuerda que en este periodo hemos agotado los recursos ecológicos con los que debíamos sobrevivir 12 meses. Así, los más de cuatro meses que quedan para el cambio de año deberemos tirar mano de los recursos de 2015, que empezará con un déficit ecológico.

Lógicamente esto es una metáfora, ya que las fechas indican la velocidad «a la que nos estamos comiendo el planeta», como explica la ONG. La Huella Ecológica Global mide los recursos naturales que cada país consume y el momento en que supera la capacidad del planeta para regenerarlos, en lo que se conoce como Día de la Sobrecapacidad de la Tierra. Si en el año 2000 el día en que se entró en números rojos fue el 1 de octubre, este año ha sido el martes 19 de agosto. 42 días antes.

Con estos datos llegamos a la conclusión que para satisfacer las necesidades de la humanidad debemos consumir al año los recursos naturales de 18 meses. Una situación que contrasta con la de 1961, cuando nación la ONG ecologista. Entonces, la humanidad no consumía más del 66% de los recursos naturales de los que disponía, y a diferencia de lo que pasa hoy había muy pocos países con un saldo ecológico negativo ya que la huella ecológica era «mucho más pequeña y sostenible».

No podemos negar que vivimos en unos límites insostenibles, y si la situación no mejora en los próximos años en el 2050 consumiremos el equivalente a tres planetas para abastecer todas las necesidades del planeta; aunque algunos países están cerca de ese límite. Hablamos de España, en números rojos ecológicos desde el mes de abril, que según los datos aportados por WWF consume los bienes naturales que deberían consumir 2’8 países del mismo tamaño.

Los efectos de este gran déficit ecológico no tardan en notarse. Una de las más evidentes es la reducción de la superficie forestal y la pérdida de calidad de la Tierra. También hay menos recursos hídricos y la diversidad biológica se agota. Por eso, desde WWF invitan a un cambio en los hábitos de consumo que pase por la compra de productos de sostenibilidad garantizada o una apuesta definitiva por las renovables, un cambio de modelo que la ONU también ha reclamado en alguna ocasión.

Vía: La Vanguardia

Foto: Yaniv Ben-Arie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...