La responsabilidad ambiental en las empresas

Como todos ya sabemos, el medio ambiente nos necesita. Y las empresas, por su parte, no son ninguna excepción. En este sentido, como veremos en este post, quienes sean parte del mundo empresarial deberán comenzar a capacitarse, formarse e interiorizarse en las normas o aspectos que brinden soluciones y alternativas más sostenibles para llevar a cabo los respectivos negocios. Para ser un empresario respetuoso y comprometido con el medio ambiente ya no basta solamente realizar cursos administración de empresas y economía, también necesita involucrarse con mecanismos más sostenibles.

La responsabilidad ambiental en las empresas

Como todos ya sabemos, el medio ambiente nos necesita. Necesita nuestro compromiso, nuestra involucración, nuestro respeto y nuestra predisposición para realizar las actividades sin dañar, o dañando lo menos posible, al medio ambiente que nos rodea.

Ninguna persona ni ningún sector de la sociedad están ajenos a cooperar con el medio ambiente. Cada uno, desde el lugar en el que está, debe aportar su ayuda y tratar de vivir en armonía con el entorno.

Las empresas, por su parte, no son ninguna excepción. A éstas les atañe mucho el cuidado del medio ambiente y, tanto porque ellas con sus actividades pueden contaminar mucho o porque pueden inculcar hábitos verdes en sus gestiones empresariales cambiando la mentalidad de los trabajadores hacia personas más respetuosas del medio ambiente, deben tener presente gestiones empresarial verdes.

En este sentido, como veremos a continuación, quienes sean parte del mundo empresarial deberán comenzar a capacitarse, formarse e interiorizarse en las normas o aspectos que brinden soluciones y alternativas más sostenibles para llevar a cabo los respectivos negocios. Así, para ser un empresario respetuoso y comprometido con el medio ambiente ya no alcanza solamente con realizar curso economía, también se necesita relacionar con mecanismos más sostenibles.

Para comprender bien este último término, Desarrollo Sostenible, os haremos referencia a un lema que fue utilizado por la Unión Europea cuando se aprobó la llamada Agenda 21 (agenda global para el desarrollo sostenible aprobada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en Rio de Janeiro, 1992). El lema fue “Las acciones actuales determinarán la calidad medioambiental y el desarrollo económico sostenible de mañana”. Es decir, el desarrollo y las actividades económicas que se realicen deben perseguir cubrir las necesidades actuales “sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Esto es algo en lo que todos, amén de los empresarios, debemos reflexionar. Muchas veces realizamos cosas sin pensar en sus consecuencias o problemas que puedan estar relacionados y esto es algo que se debe cambiar por completo.

Retomando la participación activa que debe tener el mundo empresarial en el cuidado del medio ambiente, debemos hacer hincapié en un rotundo cambio de mentalidad. Tiempo atrás (y en varias empresas lamentablemente sigue vigente) existía una mentalidad empresarial que relacionaba a la prevención del deterioro medio ambiental con pérdidas económicas. Y si bien este cuidado supone algunos costos, hay varias ayudas destinadas a cubrirlas. A pesar de esto, por el respeto que el medio ambiente nos merece e incluso por las nuevas legislaciones más comprometidas con él, no se puede tener más esa percepción. Al contrario, debe existir una conciencia empresarial amigable con el entorno.

Es por ello que acompañando la capacitación empresarial, las personas de negocios deben involucrarse en los temas ecológicos y ambientales. Por ejemplo, deben tener nociones e información acerca de los siguientes temas:

  • Normas de calidad medioambiental
  • Contaminación que puedan causar. Acá se tendrá en cuenta cualquier tipo de impurezas, materia o influencias físicas (ruido, radiación de cualquier tipo) en un determinado medio y en niveles más altos de lo normal que puede ocasionar daño en el ecosistema biológico.
  • Contaminantes
  • Vertidos. Esto representa un tema crucial para varias empresas que, haciendo caso omiso a todo tipo de respeto para con el medio ambiente, tiran desperdicios líquidos, sólidos o gaseosos al medio ambiente.
  • Residuos y sus distintos tipos de tratamientos o reciclajes
  • Energías Renovables

Así, estos nuevos empresarios podrán aplicar estos principios e información a sus respectivos negocios siendo respetuosos del entorno medioambiental. Una combinación que se va fortaleciendo y asentando en tiempos donde el medio ambiente deja notar sus problemas y enfermedades.

Incluso se sostiene, hoy en día, que la formación en el área medioambiental es una inversión para los futuros emprendedores u hombres de negocios. Estas personas relacionadas al mundo empresarial deben entender y saber sobre los conceptos de medio ambiente, las auditorias medioambientales, deben formar y educar a las plantillas de empleados sobre el respeto al medio ambiente, entre otras acciones más.

Y si bien esta formación y conocimiento que es necesaria debería nacer de nosotros mismos o de los propios administradores de empresas,  por las dudas de que no sea así y de que los futuros empresarios solamente tengan presente la parte económica y procuren reducir sus costos sin importar las consecuencias, la normativa legal está cambiando hacia normas más sostenibles y verdes.

Las empresas deben ser respetuosas del medioambiente - Basta a la contaminación

Así pues, de una u otra forma (ya sea que nazca de los propios empresarios o no), las gestiones empresariales deben dirigir sus actuaciones y negocios en virtud de formas que cuiden al medio ambiente y procuren realizar los menores daños posibles.

Otro punto destacado en la necesaria relación que debe existir entre la empresa y el medio ambiente, es el factor social. Con esto hacemos alusión a que las sociedades actuales exigen y prestan mayor atención al respeto del medio ambiente que hagan las distintas empresas. Incluso rechazan contundentemente los actos empresariales que contaminan al aire, las aguas o desprenden tóxicos. Encabezando este nuevo papel de las sociedades, podemos citar a los grupos ambientales que se encargan de poner a luz “los trapitos sucios” de las empresas.

Esto último, sin lugar a dudas, desprestigia a las empresas dándoles una imagen negativa lo cual, consecuentemente y como un efecto dominó, se traduce en pérdida de clientes, ventas, ganancias hasta, en los peores casos, caer en el cierre del negocio.

Así que, en el último de los casos, los empresarios deben considerar al cuidado del medio ambiente como una estrategia de marketing que mejora su imagen y posicionamiento en el mercado.

Como pueden ver, existen varias razones por las que el respeto del medio ambiente debe estar presente en la gestión empresarial, ya sea de forma consciente, impuesta por las leyes o como una estrategia de marketing, los empresarios deben perseguir la mejora y el cuidado del entorno.

Fuente: Oadl y propia

Foto 1: Medioambiente por Titoalfredo 

Foto 2: Empresas y contaminacion por Tom 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...