La invasión de la avispa asiática

Sin ser bienvenida, la avispa asiática arribó a diversas zonas europeas al punto de producirse una invasión por parte de las mismas. Y amén de no ser bienvenida, es temida. El temor que genera la avispa asiática (vespa velutina) es producto de su capacidad para terminar con colmenas enteras, ya que su principal alimento es precisamente la abeja. Esta especie de avispa ataca a las abejas cortándoles la cabeza y luego las devora. Conoce más de la invasión de la avispa asiática.

La invasión de la avispa asiática

Sin ser bienvenida la avispa asiática arribó a diversas zonas europeas al punto de producirse una invasión por parte de las mismas. Y amén de no ser bienvenida, es temida.

El temor que genera la avispa asiática (vespa velutina) es producto de su capacidad para terminar con colmenas enteras, ya que su principal alimento es precisamente la abeja. Esta especie de avispa ataca a las abejas cortándoles la cabeza y luego las devora.

Mide 30 milímetros de largo y es tres veces más voluminosas que la abeja europea (Apis mellifera). También se diferencia de la avispa grande europea (vespa cabro) por tener el dorso negro y patas amarillentas, en tanto que la avispa europea tiene el dorso amarillento y las patas negruzcas.

Su hábitat natural se encuentra en China, en el norte de la India, parte de Indochina y parte de Indonesia. Los primeros registros de la llegada de la avispa asiática a suelo europeo data del año 2005. Fue en Aquitania y se estima que llegó en un conteiner proveniente de Asia. Luego de este arribo, la avispa asiática se extendió a un veloz ritmo por 32 departamentos.

Su invasión alarma y, luego de que esta avispa cruzara el Bidasoa, la preocupación se incrementó, razón que motivó a que la asociación de apicultores convocara a los medio de comunicación para brindar el siguiente mensaje: “Ya la tenemos entre nosotros, se expandirá rápidamente y debemos aprender a controlarla”.

Así es la avispa asiatica

Ahora bien, ¿Cómo controlar a esta avispa asiática? La verdad es que no existe una manera de controlarla de forma efectiva. No obstante, el veterinario Galartza manifestó que se pueden emplear trampas genéricas de siropes o de cerveza, pero estas también terminarían con otros insectos. Además, se pueden recoger todos los nidos de las avispas asiáticas que se registren. De todos modos, hay que saber que no es muy fácil de llegar a estos nidos, ya que estas avispas nidifican en los arboles a una gran altura (cuatro o seis metros).

Por su parte, los apicultores apuntaron y focalizaron en el gran problema que genera la invasión de la avispa asiática. No solamente porque terminan con las abejas, sino también porque a partir de dicho hecho se desencadena una cadena perjuiciosa para toda la sociedad: al no haber abejas, no se realiza la polinización y se genera que todo el medio ambiente se resienta.

Cómo actúa la avispa asiática

La avispa asiática espera en las colmenas de las abejas melíferas el arribo de las abejas obreras, las cuales llegan repletas de polen. Allí las capturan, las llevan a su nido y las devoran.

En lugares donde la avispa asiática ya está asentada, las abejas han desarrollado conductas de defensas. Rodean a la avispa invasora en grupos numerosos formando una bola que produce acumulación de temperatura alcanzando los 45°C. Lamentablemente, no todas las abejas ya saben cómo defenderse.

Una esperanza que queda ante la preocupación de esta invasión, es si la avispa asiática podrá resistir y aclimatarse a los ambientes más secos.

Fuente: Diario Vasco
Foto 1: Commons Wikimedia
Foto 2: Eol

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...