La iluminación LED llega a Notre Dame

Notre Dame, uno de los templos más visitados de París, ha dado un paso adelante y ha renovado 400 bombillas por otras LED, más ecológicas que las convencionales.

París, la ciudad de la luz, acaba de ver cómo uno de sus grandes iconos turísticos, la catedral de Notre Dame, cambiaba su iluminación y apostaba por el uso de bombillas LED. ¿La razón? Reducir la factura de la luz, aunque podríamos añadir el favor que hace al medio ambiente esta decisión, ya que al consumir mucha menos energía que las bombillas convencionales también disminuirá la emisión de gases derivada del consumo energético, lo que sin duda ayuda a la lucha contra el cambio climático.

La renovación de la iluminación de la catedral parisina es un proyecto innovador y ecológico. Las velas y la luz natural crean la atmósfera ideal para el culto y la meditación; pero no para que los miles de turistas que pasan por Notre Dame a diario disfruten de esta catedral gótica construida entre los siglos XII y XIV. Para satisfacerlos, se utilizan lámparas y luces artificiales, que son las que se han renovado en esta iniciativa que no ha cambiado para nada el ambiente del templo parisino.

Para la reforma, se han reemplazado 400 bombillas de 140 kw por otras tantas LED de 30 kw, lo que representa un gran ahorro. Además de un consumo energético más eficiente, su vida útil será más larga que la de las bombillas convencionales. A ello debemos añadir la versatilidad de las luces LED, que ha permitido combinar una iluminación eficiente y eficaz con el respeto a Notre Dame.

Según los encargados de llevar a cabo la reforma lumínica, «la iluminación tenía que realzar la belleza del lugar, en cualquier momento y sin abrumar». Por eso, se ha intentado que las piedras donde están instaladas las luces LED emanen una luz que parezca natural además de dar un mayor protagonismo a la luz de las vidrieras que adornan los tres grandes rosetones de la catedral parisina. El resultado han sido diferentes tipos de atmósfera según las necesidades del momento y el lugar.

Esta no ha sido la única medida que se ha tomado en los últimos días en París para hacer frente a la contaminación y a la emisión de gases. Ante los elevados índices de polución registrados la semana pasada, se limitó el tráfico rodado de la ciudad y el transporte público se convirtió en gratuito para animar a la gente a dejar el coche en casa y moverse en metro o autobús; una iniciativa que debería repetirse más a menudo y en más ciudades del mundo para luchar de forma eficaz contra el calentamiento global.

Via: Ecología Verde

Foto: NikBoiv

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...