La fauna marítima del Mediterráneo, en peligro de extinción.

Más de 43 especies de la fauna del Mediterráneo se encuentran en peligro de extinción, lo que convierte a este mar en uno de los más amenazados. Los cartilaginosos como las rayas maltesas y los tiburones tigre son las especies que sufren un mayor riesgo de desaparecer si no se toman medidas.

Puede que para este verano escojas como opción de vacaciones, algún crucero, y puede que , por la gran cantidad de posibilidades que ofrecen en cuanto a destinos, escojas algún crucero por el Mediterráneo. Lo que sin duda no sabrás es que estarás navegando por uno de los mares cuya fauna está más amenazada del mundo.

Así se desprende al menos de un informe, el primero de este tipo, presentado esta semana por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), que señala que un total de 43 especies se encuentran al borde de la desaparición en el Mediterráneo, de las que 33 se corresponden a peces tiburones y rayas, los conocidos como cartilaginosos.

El tiburón toro es una de las especies más amenazadas el Mediterraneo.

En concreto, el informe explica que 14 de las 15 especies mediterráneas en «peligro crítico» la categoría más grave antes de la extinción  pertenecen a esta clase de animales acuáticos y que los que más riesgo tienen son los tiburones toro y la raya maltesa, seguidos de  los grandes atunes del Atlántico y los pequeños gobios, que no se encuentran en mejor situación. De hecho, se calcula que, más del 8 por ciento de las especies marinas que habitan en el Mediterráneo está al borde de la desaparición.

El porqué de la especialmente preocupante situación de los cartilaginosos atiende, según los expertos, a diferentes causas. En primer lugar, encontraríamos razones relacionadas con la propia biología de la especie ya que este tipo de animales razones tardan mucho más tiempo que otras especies en recuperar su población, la tener una maduración sexual tardía, un crecimiento muy lento y una tasa de reproducción muy baja.  Otras razones se alejan de lo biológico para poner de relieve que, en muchos casos, la intervención humana es la que se encuentra detrás de la destrucción del medio. Y es que aunque parezca asombroso, los tiburones están entre las mayores víctimas de la pesca accidental, y que, debido a la destrucción de la biodiversidad en la zona cada vez encuentran más problemas para alimentarse.

¿Estamos a tiempo de invertir esta situación? El informe habla de una esperanza aunque la condiciona a la rapidez de la reacción de la comunidad internacional. Para ello, la IUCN recomienda la creación de zonas libres de pesca y Áreas Marinas Protegidas para reducir la presión en las especies que habitan cerca de la costa y que de otra manera no se podrán recuperar de los efectos de años de sobrepesca y poner coto a la pesca de arrastre.

Imagen: Richard Ling en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...