La Deforestación

Una de las mayores amenazas para la supervivencia del hombre en el planeta Tierra es la deforestación. Ésta es un proceso de desaparición de los bosques e irónicamente es causada por el mismo hombre. La deforestación es la tala o quema desmedida, provocada o accidentada, de los árboles. Al acabarse los bosques se pierde el equilibrio ecológico y la biodiversidad. La deforestación afecta significativamente en el tiempo y el clima.

Una de las mayores amenazas para la supervivencia del hombre en el planeta Tierra es la deforestación. Ésta es un proceso de desaparición de los bosques e irónicamente es causada por el mismo hombre. La deforestación es la tala o quema desmedida, provocada o accidentada, de los árboles. Al acabarse los bosques se pierde el equilibrio ecológico y la biodiversidad. La deforestación afecta significativamente en el tiempo y el clima.

Una de las peores consecuencias de la deforestación es que muchos de los bosques que son devastados son espacios donde viven varias especies, muchas de estas, en peligro de extinción. Además en estas zonas también existen cantidades considerables de agua. Acabar con un bosque significa que muchos de los animales y plantas que viven en él se morirán o tendrán que mudarse a otro sitio para continuar su desarrollo. De esta manera muchas especies, algunas desconocidas para el hombre, se están esfumando para siempre del planeta. Adicionalmente se pierden medicinas y materiales potencialmente valiosos, lo mismo que el agua y el aire limpio. Sufren las personas, indígenas y también las economías nacionales pues el futuro de las personas y de los bosques está interconectado.

Otra terrible consecuencia es que se reduce la capacidad del medio de absorber dióxido de carbono, causante del efecto invernadero, fenómeno acrecentado por la contaminación y que provoca y agrava el calentamiento global. El Planeta se esta calentando, los últimos diez años han sido los más calurosos y se prevé que para el futuro serán aun más calientes. Sin embargo, las proyecciones son limitadas debido al desconocimiento del funcionamiento de la atmósfera.


El hombre busca satisfacer sus necesidades personales y comunitarias aprovechando la madera para elaborar muchos de sus productos. La madera es utilizada como combustible o leña para calentar y preparar alimentos, de esta manera el crecimiento exponencial de la población aumenta la presión sobre los bosques, razón por la cual pierden densidad y cuando no hay suficiente cantidad de árboles, su desarrollo se frena. Los suburbios han crecido a expensas de los bosques, y ahora los árboles están confinados a pequeños parches entre los campos de cultivo, los caminos y las edificaciones. El ganado también se beneficia con los bosques ya que no solo come hierba sino se alimenta de arbustos, esto agrava la destrucción forestal y en las épocas de sequía, la hierba seca aumenta las posibilidades de incendios.

Los árboles cumplen una función muy importante que es la absorción de volúmenes enormes de agua a través de sus hojas que se convierten en vapor. Este vapor es el que forma las nubes ya que asciende y se condensa. Lugo llueve y esto permite que crezcan más árboles. Por lo tanto, si se acaba con los árboles la lluvia cesa y sin lluvia la tierra empieza a morir y se corre el riesgo de que la zona, donde hubo deforestación, se convierta en un desierto.

Los entornos que rodean los ríos, lagunas y otros cuerpos de agua son especialmente sensibles a los efectos de la deforestación. Los caminos y las áreas limpias impiden o desvían el flujo natural del agua, y pueden provocar inundaciones y deslizamientos de tierra. Esto conduce a una pérdida en la calidad de agua y una pérdida de habita para los peces y las áreas de reproducción.

Hoy en día una buena alternativa es la repoblación de zonas deforestadas, este proceso de resiembra es conocido como reforestación. Sin embargo es un proceso que demora bastante en constituirse y que no tiene el alcance suficiente cuando se trata de recuperar el ecosistema perdido. Diariamente las selvas tropicales del planeta, ubicadas en su mayoría en América Central y del Sur, África Central y el Sudeste Asiático, sufren la tala desmedida de sus árboles. Los procesos de deforestación son más destructivos en los trópicos pues éstos tienen suelos menos fértiles y su recuperación es mucho más difícil.

Países en vía de desarrollo tratan de mejorar sus economías a través del uso inadecuado de los bosques para ganancias económicas a corto plazo. Desgraciadamente países como Brasil han inundado kilómetros cuadrados de bosques de la selva amazónica para construir represas hidroeléctricas o fabricas. Probablemente la mayor consecuencia potencial de la deforestación se encuentra en el futuro: el cambio climático. Si el efecto invernadero eleva la temperatura del planeta, los bosques no podrán seguir sobreviviendo en su habita presente. Algunos tendrán que subir las cuestas montañosas o desplazarse hacia ambientes más frescos o húmedos. Pero desafortunadamente el calentamiento global sucederá tan rápido que evitará que muchos bosques, especies animales y plantas puedan adaptarse.

En la actualidad existen carencias en los métodos, mecanismos y estrategias políticas que apoyen y desarrollen medidas ecológicas para evitar procesos tan destructivos como la deforestación. Los gobiernos deben hacer frente y combatir los efectos de los daños causados a las áreas forestales por culpa de la contaminación, el aire, los incendios y la tala indiscriminada. Se requieren medidas y enfoques eficaces para mejorar la formulación, planificación y desarrollo de las estrategias creadas. La participación de toda la población, los grupos indígenas, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos, es indispensable para la toma de conciencia en la explotación sostenible y ecológicamente racional de la utilización de los bosques.

Las medidas encaminadas a frenar el proceso de deforestación son programas forestales que cada país debe promover para incentivar la conservación y el uso sostenible de los recursos biológicos. Igualmente, los gobiernos deben originar investigaciones forestales y suscitar redes para facilitar el intercambio de información. También es importante llevar a cabo estudios que analicen las causas de la deforestación y la destrucción ambiental en cada país. Debe fomentarse la cooperación en la transferencia y utilización de tecnología relacionada con los bosques, mediante inversiones públicas y privadas. Por otro lado, se requieren procesos de evaluación de las estrategias fomentadas que propendan a la reducción de la degradación ambiental. Las políticas deben tener como finalidad la concienciación de la población para el sostenimiento forestal, la reforestación, la conservación y la protección de los bosques.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...