La Costa del Sol, una de las más afectadas por el cambio climático

El cambio climático está empezando a hacerse notar y parece que la Costa del Sol va a ser uno de los lugares más afectados por el. El incremento de la desertización y la sequía podrían poner en riesgo el sector turístico si no hacemos algo pronto para invertir la situación.

Pese a que muchos seamos reticentes a aceptar los efectos que pueden estar teniendo nuestras acciones sobre el planeta, el cambio climático ya empieza a hacerse notar en nuestro día a día y, según un estudio europeo en el que han participado varias universidades españolas, parece que el litoral mediterráneo, y sobre todo la zona alicantina, es uno de los lugares más vulnerables a sus efectos.

Las  investigaciones  que se han llevado a cabo dentro del proyecto ESPON-Climate y en el que han  participado centros científicos de numerosos países, tiene el objetivo de analizar los efectos del cambio climático sobre las economías regionales y locales del espacio geográfico europeo, como consecuencia de la posible escasez de agua y el consiguiente incremento del clima desértico en las  zonas turísticas.

Desertización. Imagen: Martine Perraut para Naciones Unidas

Los resultados preliminares del informe han puesto el foco en la península, uno de los lugares que , al parecer se verá más afectado por la desertización, sobre todo, a medida que nos acerquemos a las zonas del sur español “debido al aumento de la exposición y la disminución de la capacidad de adaptación, especialmente en lo que se refiere a capacidad económica”.

Así, la costa del Sol será según este trabajo, la zona más afectada por  el cambio climático donde «la exposición a la escasez futura de recursos hídricos es alta” y sus efectos «pueden llegar a ser importantes».

No obstante y pese a que el informe parece desalentador y habla de la Costa del Sol como una de las zonas que más sufrirá los efectos de nuestras acciones en el planeta en un futuro, los expertos intentan huir del alarmismo y dejan claro que aun no es tarde para intentar dar la vuelta a esta situación, que  puede mejorar con mecanismos de respuesta ante la escasez de recursos de agua como la desalación y la reutilización de aguas regeneradas.

¿Qué parámetros se estudiaron?

Determinar el impacto que el cambio climático va a tener en los diferentes puntos de la costa mediterránea y en la economía de los países de la zona no es sencillo e implica trabajar con una gran cantidad de variables que nos permitan evaluar la sensibilidad física, económica, social y ambiental del territorio, así como sus capacidades de adaptación tecnológica y económica.

Así, los investigadores han llevado a cabo un complejo análisis del modo en que funciona la infraestructura turística en la zona, de la magnitud de la expansión urbana ( que resta terreno a la costa e incrementa las necesidades de recursos hídricos), los ingresos regionales, la capacidad de desalación y la reutilización del agua. El mensaje, no obstante, no debe ser de alarmismo sino de esperanza de cara al futuro: tendremos que aprender a cuidar nuestro planeta y a prepararnos para mayores sequías si no queremos que los daños san irreparables.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...