La CNMC, contra las primas a las renovables

La CNMC apoya la reforma eléctrica propuesta del ministro Soria, que entre otras cosas acaba con las primas a las renovables, algo que a su juicio abaratará los costes de la energía.

Al Gobierno le ha salido un compañero de viaje en su cruzada por acabar con las primas a las energías renovables: la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC por sus siglas). El pasado 17 de diciembre la CNMC aprobó un informe sobre la propuesta de reforma eléctrica del Gobierno, aunque no se ha conocido hasta un mes después. En él, se muestra a favor de eliminar las primas al volumen de energía producida, y apoya la idea de vincularlas a ratios de eficacia y eficiencia.

Según el conocido como «superregulador» es necesario que las primas por cuestiones medioambientales y socioeconómicas que reciben los productores de energía limpia sean «compatibles con el sostenimiento económico del sistema». La CNMC defiende que el modelo propuesto por Industria ayudará a «minimizar el coste final para el consumidor», un factor determinante para el apoyo de la CNMC al fin de las primas para las energías renovables.

Este organismo cifra en 9.322 millones de euros los costes de acceso al sistema eléctrico en 2013 debido al modelo de primas a las renovables, lo que representa un 45% de los costes totales regulados del sistema eléctrico; y añada la factura de la energía verde se ha multiplicado por más de dos desde 1998. Lo que la CNMC no entra a evaluar en su informe es el impacto económico que tendrá el proyecto hasta que el ejecutivo no concrete la retribución que tendrán los inversores.

La propuesta del Gobierno
Desde que el ejecutivo de Zapatero puso en marcha el sistema actual de primas a las renovables, los productores de energías verdes reciben una prima según la cantidad de energía producida y su fuente (eólica, termosolar, fotovoltaica, etc.), a lo que el Gobierno de Rajoy quiere poner fin. La propuesta de José Manuel Soria, ministro de Industria, establece los incentivos según los ingresos que produzca la venta de energía al mercado, según los costes de inversión asumidos y los costes de explotación. Así, las renovables tendrán un incentivo que debería asegurar una rentabilidad cercana al 7’5%.

Pero el gran problema es que este sistema tendría carácter retroactivo, lo que obligaría a muchas empresas a devolver parte de las ayudas recibidas hasta el momento. Como denuncian asociaciones, productores y alcaldes, esto supondrá la estocada definitiva para unas empresas que pasan por una difícil situación económica, pero que han generado un importante número de empleos en el medio rural y han contribuido a su desarrollo en los últimos años.

Vía: Expansión

Foto: apr77

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...