La bici despierta en Latinoamericana

La bicicleta también ha tenido un gran auge en las ciudades de América Latina, donde cada vez más personas la utilizan como principal medio de transporte.

América Latina es la segunda región más urbana del mundo, por lo que no debería extrañarnos que sus grandes ciudades aparezcan como las que tienen más problemas de contaminación ambiental. El tráfico rodado es uno de los principales causantes de la polución, pero igual que pasó hace unos años en muchas ciudades españolas la bicicleta ha despertado de su letargo y cada vez más personas la utilizan como medio de transporte principal, por delante del vehículo privado.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) acaba de publicar su estudio Biciudades 2013 en el que analiza a petición de la Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles BID el uso de la bicicleta en las grandes ciudades latinoamericanas y en algunas urbes medianas, aquellas que van de los 100.000 a los dos millones de habitantes. El estudio se ha realizado a través de encuestas, y, dependiendo de la ciudad, señala que entre el 10 y el 0’4% de la población tiene las dos ruedas como el principal medio de transporte; aunque queda trabajo por hacer.

Cochabamba, en Bolivia, es la ciudad con un mayor uso de la bicicleta como principal medio de transporte, ya que la usa el 10% de la población; el doble de usuarios que encontramos en La Paz, también en Bolivia, y en la capital del Paraguay, Asunción. Las tres tienen entre 200.000 y dos millones de habitantes. Si miramos las ciudades de gran tamaño, las primeras en aparecer son Santiago de Chile y Ciudad de México, donde el 3% de sus habitantes utiliza prioritariamente la bici por el 2% que lo hace en Buenos Aires o Bogotá.

En Ciudad de México destaca el Sistema de Transporte Individual Ecobici, que cuenta con 4.000 bicis, 275 puntos de estacionamiento y 22 kilómetros de recorrido. Desde su lanzamiento en 2010, 87.000 de los 8 millones de habitantes de la capital mexicana -11 contando el área metropolitana- se han apuntado al sistema, que vale unos 31 dólares al año, 22’50 euros.

En el capítulo de deberes pendientes están la regulación y la construcción de carriles bici. Solo en Bogotá, Buenos Aires, Montevideo, La Paz, Ciudad de México y Asunción existe legislación sobre el uso de la bicicleta en el tránsito urbano, aunque sorprende que esta última no tenga construido un solo kilómetro de carril bici, todo lo contrario que en Santiago de Chile, donde a los 215 kilómetros de ciclovías hay que sumar los 130 de los municipios rurales de su entorno.

Via: Canal Azul 24

Foto: Eduardo Zárate

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...