La acidificación del mar

Las sales de calcio son un componente esencial de la estructura de muchos organismos marinos. Hay carbonato de calcio en una lista interminable de especies. Se encuentra en muchas algas, a las esponjas, el coral rojo, a las gorgonias y el caparazón de los cangrejos, por ejemplo. Es un componente esencial de los esqueletos, de las cáscaras y de las estructuras duras de los organismos marinos.

Los organismos marinos se ven afectados por los cambios en la acidez del mar

¿Qué pasaría si todos estos vegetales y animales no pudieran disponer de las sales de calcio que necesitan? Para muchas especies esta situación podría ser incompatible con su supervivencia. Esto no es ciencia-ficción, sino que se trata de una nueva amenaza para los océanos.

El problema se origina a partir de la gran cantidad de CO2 que hay en la atmósfera producido por las actividades humanas, ya que aproximadamente una tercera parte de este gas es absorbido por los mares. Si en la atmósfera esto tiene un efecto positivo porque mitiga el efecto invernadero y el calentamiento global, el mar está alterando los procesos químicos relacionados con las sales de calcio.

El aumento de la absorción de dióxido de carbono hace que el agua tenga un pequeño incremento de su acidez. Esta alteración tiene mucha importancia, ya que reduce la disponibilidad de carbonato de calcio que necesitan los organismos, tanto para su metabolismo como para construir sus esqueletos.

Este problema no es un fenómeno localizado en algunas zonas del planeta, al contrario, es un fenómeno global que afecta a todos los mares y océanos. El Mediterráneo no es una excepción. El calentamiento global del mar y el hecho de tener poca renovación de agua, posiblemente hace que sufra este problema con mucha intensidad.

De todos modos, uno de los ecosistemas más sensibles a la amenaza de la acidificación son los arrecifes de coral de todo el mundo. Además del blanqueamiento de los pólipos, de la proliferación de algas debido al exceso de nutrientes, de la sobreexplotación pesquera o del impacto del turismo, hay que sumar este nuevo problema.

Si los pólipos de los corales tienen dificultades a construir sus estructuras sólidas, los arrecifes se verán amenazados y pueden entrar en un grave problema de regresión. La afectación de tantos organismos puede alterar fácilmente la cadena trófica, e incluso alterar las poblaciones de peces y causar importantes pérdidas económicas a los pescadores. Se está hablando, pues, de un nuevo problema que puede afectar el mar a escala planetaria y para el que no se ven soluciones ni a corto ni a medio plazo. Esta es una razón más para reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Foto: CLF

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...