Inter Terra, la primera operación medioambiental de Interpol

Por primera vez, Interpol ha puesto en marcha una operación de búsqueda y captura de delincuentes medioambientales. Se llama Inter Terra, e incluye a 139 prófugos.

Hasta ahora estábamos acostumbrados a oír a hablar de Interpol en temas relacionados con el crimen internacional, el terrorismo o los derechos humanos. Ahora, la organización policial internacional ha añadido la defensa del medio ambiente a su campo de actuación con el diseño de Inter Terra, la primera operación de Interpol contra criminales medioambientales, que incluye la lista de los 139 prófugos que se buscan en 36 países por este tipo de delitos

Entre los delitos cometidos estos prófugos están la pesca ilegal, el tráfico de especies de animales y plantas silvestre, el comercio y el vertido de desechos ilícitos, la tala ilegal o el tráfico de marfil. Interpol ha pedido ayuda ciudadana para tratar de localizar a los criminales huídos, por muy insignificantes que puedan parecer las pruebas, e incluso ha publicado una lista con los nueve delincuentes ambientales más buscadas y sus fotografías.

Ariel Bustamante Sánchez, un mexicano capitán de un barco pesquero, tiene el honor de ser el delincuente ambiental más buscado del mundo. Se le acusa de pesca ilegal, ya que en 2008 fue detenido mientras capitaneaba el ‘Tiuna’, un barco con bandera panameña, con más de 280 toneladas de atún que había pescado en la Isla de Coco, una isla de Costa Rica dentro de un parque nacional con unos niveles de protección y conservación especiales donde la pesca está prohibida.

Se sospecha que dos de estos delincuentes podrían esconderse en España. El primero es el italiano Adriano Giacobone, acusado, entre otras cosas, por el transporte y vertido ilegales de desechos tóxicos y la contaminación de los lechos de los ríos, además de otros muchos delitos. En los 80 y los 90, Giacobone ya fue condenado a cárcel por estos motivos y por eliminación ilícita de los desechos, pero está huido.

El otro es Sergey Darminov, con nacionalidad rusa y alemana. Rusia lo acusa de dirigir una organización criminal que en 2006 y 2007 se dedicó a la pesca ilegal de cangrejos, vulnerando la ley del mar del país y obteniendo unos beneficios ilícitos superiores a los 450 millones de dólares (cerca de 360 millones de euros).

Además de estos tres, encontramos en la lista a Ahmed Kamran, pakistanía a quien Tanzania busca por el traslado ilegal de animales; Ben Simasiku, zambiano a quien Botsuana acusa traficar con marfil, delito similar por el que Kenia acusa a Feisal Mohamed Ali; Bhekemusa Mawillis Shiba, suazí a quien su país acusa de cazar rinocerontes en una reserva natural; Nicolaas Antonius Cornelius Maria Duindam, holandés acusado en Brasil de delitos contre la flora y fauna silvestres o el indonesio Sudima Sunoto, acusado de tala ilegal en Indonesia.

Vía: La Vanguardia

Foto: Policía Nacional de los colombianos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...