Instrumentos musicales por armas

Para concienciar sobre el peligro de las armas y la importancia del reciclaje, un artista mexicano ha utilizado 6.700 armas para crear ocho instrumentos musicales hechos con armas.

Muchas zonas con un alto nivel de conflictividad o criminalidad han puesto en marcha programas del estilo «comida por armas» en el que se entrega a los ciudadanos comida -o bonos para comprarla- a cambio de armas que entregan a las autoridades. Con la retirada de las armas, se intenta reducir la violencia en las calles. Panamá ha sido uno de los últimos países en utilizar este programa, aunque siempre queda la duda de qué pasa por las armas.

El artista mexicano Pedro Reyes ha querido darles una nueva vida a estas armas y ha reciclado las que la policía de Ciudad de México ha incautado para su nuevo proyecto: una orquesta donde los instrumentos musicales están compuestos completamente por armas. Con ello, el artista quiere homenajear a las víctimas de la violencia en México y sensibilizar a los mexicanos sobre el control de armas transformando algo tan peligroso -y contaminante- como las pistolas en música, algo positivo para la sociedad.

De momento, Reyes ha reconvertido más de 6.700 armas en instrumentos musicales, y pese a que contó con la colaboración de músicos para construirlos, su peculiar banda no tiene a nadie tocando los instrumentos para concienciar sobre los problemas que la violencia causa en todo el mundo. La obra también tiene su valor ecológico, ya que el artista azteca demuestra cómo un desecho difícil de reciclar se puede convertir en algo agradable cunado decidimos darle una segunda oportunidad y lo reutilizamos.

Otra de las ventajas de la exposición es que con ella se impide la contaminación ambiental que supone deshacerse de las armas que se incautan o que los propios ciudadanos entregan a las autoridades, ya que se evitan los procesos de inhabilitación y destrucción de los revólvers, fusiles, escopetas, etc. Si el mensaje triunfa entre los visitantes a la instalación, en el futuro habrá menos armas, lo que también repercutirá en una contaminación menor. Además, la obra de Pedro Reyes es una demostración práctica para la población de lo que suponen las tres erres de la ecología: reciclar, reutilizar y reducir. Todo ello, acompañado de un mensaje pacifista y de fraternidad.

La ausencia de músicos no quiere decir que la música no se oiga, sino que, como vemos en el vídeo, estos peculiares instrumentos están conectados a unos ordenadores que son los encargados de hacerlos funcionar. En www.palasporpistolas.org podemos conocer más sobre este proyecto que ha pasado por museos de San Francisco, París o Londres.

Fuente: Ecología Verde

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...