Holanda estrena carriles bici de última generación

Holanda tendrá listo antes de fin de año un carril bici de alta velocidad entre Arnhem y Nijmegen, y ha puesto en marcha una prueba piloto para generar energía en el carril bici.

Cada vez es más habitual ver en nuestras ciudades a la gente desplazarse en bicicleta, pero aún estamos a años luz de otros países del norte de Europa como Bélgica u Holanda, donde el uso de la bicicleta como medio de transporte en el ámbito urbano está mucho más normalizado. Tanto, que las autoridades tienen que esforzarse para hacer más fluído el tráfico en bicicleta, lo que ha llevado a la instalación de carriles bici de última generación en Holanda, unas vías de alta velocidad o capaces de generar energía.

Si en las carreteras nos encontramos con carriles para vehículos lentos y para vehículos rápidos, ¿por qué no hacer lo mismo con el carril bici? Esto parece ser lo que han pensado en Holanda, ya que se ha diseñado un carril rápido para bicicletas que unirá las ciudades de Arnhem y Nijmegen, al este del país, separadas por algo más de 23 kilómetros. Royal Haskoning DHV es la empresa encargada de diseñar este carril de alta velocidad, y ya ha informado que a finales de este año estará acabado.

El funcionamiento es fácil: se trata de una vía rápida para los ciclistas más veloces y expertos, igual que los carriles para vehículos rápidos de las carreteras. Con esta iniciativa, las autoridades pretenden descongestionar el tráfico diario que hay entre Arnhem y Nijmegen. Además, Royal Haskoning DHV tiene previsto completar el carril rápido con una serie de infraestructuras complementarias como túneles.

Mucho más complejo es el proyecto que permitirá a Holanda ser el primer país del mundo capaz de generar energías renovables a través de la tecnología solar en sus carriles bici. Estamos hablando del proyecto Solar Road (Carretera Solar), con el que se quiere instalar a lo largo de la extensa red de carriles bici del país la tecnología necesaria para generar electricidad gracias al sor y cubrir la demanda del alumbrado público, y si también es posible, la doméstica.

Para ello se construirá un carril bici de hormigón de 1’5 por 2’5 metros, con una capa de cristal de un centímetro en la parte superior. Justo debajo del cristal estarán las células solares de silicio cristalino con las que se captará la energía solar. La empresa encargada del proyecto anunció que este mes de noviembre iba a llevar a cabo una prueba piloto en un tramo de 100 metros de carril bici en la ciudad de Krommenie, al norte del país. Si la idea sale bien, podrían generarse 50 kW/h al año por metro cuadrado de carril bici.

Vía: Europa Press

Foto: Fabio Venni

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...