Histórico acuerdo China-EEUU para reducir las emisiones

China y Estados Unidos se han comprometido a reducir sus emisiones. China alcanzará su tope en 2030 y empezará a reducirlas, además de apostar por la generación de energías limpias.

Solo entre China y los Estados Unidos producen el 45% de las emisiones de dióxido de carbono a escala mundial, así que la implicación de las dos superpotencias en la lucha contra el cambio climático es esencial para que sea efectiva. Ahora, su implicación parece estar más cerca tras el acuerdo al que han llegado Pekín y Washington para reducir sus emisiones en los próximos años, que representa el primer compromiso serio de las autoridades chinas a la hora de afrontar este problema.

El acuerdo llega tras nueve meses de negociaciones secretas entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo chino Xi Jinping. Después de dos días de reuniones en el marco del Foro de Cooperación Asia Pacífico (para el que Pekín adoptó las mayores medidas antipolución desde 2008) por fin se hizo el esperado anuncio: China alcanzará su tope de emisiones en 2030 y empezará a reducirlas. Además, para ese año Xi Jinping aseguró que el 20% de energía que consuma el gigante asiático será limpia.

Por su parte, los Estados Unidos se han mostrado algo más ambiciosos que en anteriores ocasiones y se han comprometido a una reducción entre el 26 y el 28% en 2025 respecto a sus emisiones de 2005, el doble del recorte que está previsto para 2020 partiendo también de los niveles de 2005. La oposición republicana, que domina el Congreso -aunque no debe aprobar el compromiso- ya lo ha calificado de imposible. Más optimista se presentó Obama, que definió el objetivo como “ambicioso pero alcanzable”.

Si China quiere cumplir con este acuerdo, deberá ponerse manos a la obra para aumentar su capacidad de generar energía sin emisiones entre 800 y 1.000 gigawatios. Se trata de una cantidad de energía por encima de la que son capaces de producir sus actuales plantas de carbón, y es una cifra similar a la energía que generan los Estados Unidos. Obama destacó la importancia del acuerdo, „un hito importante” para China, mientras que Greenpeace Asia pide que Pekín se tome el objetivo como el principio y no como el objetivo final.

A este acuerdo que el propio presidente estadounidense calificó como “histórico” se suma el objetivo establecido por la Unión Europea de reducir en 2030 un 40% sus emisiones de dióxido de carbono respecto a las de 1990. Con los compromisos de China, Estados Unidos y la Unión Europea se abre una puerta a la esperanza para que la Cumbre del Clima que se celebrará el año que viene en París sirva para tomar medidas importantes y efectivas para hacer frente al cambio climático.

Vía: RTVE

Foto: U.S. Embassy The Hague

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...