Groningen, el paraíso ciclista

Desde que en 1977 prohibió desplazarse en coche por la ciudad, Groningen, en Holanda, ha avanzado hasta convertirse en la ciudad ideal para desplazarse en bici de forma segura y cómoda.

La bicicleta es un medio de transporte ideal para la ciudad. Ir en bici es sano, no contamina y en ocasiones nos permite llegar a nuestro destino mucho más rápido que si fuésemos en transporte público o incluso en nuestro propio coche. En los últimos años, España ha experimentado un boom del uso de la bicicleta, por lo que se han creado nuevos carriles bici o se ha instalado servicios de alquiler de bicicletas en muchas ciudades. Pero todavía estamos lejos de ciudades como Groningen, el paraíso para moverse en bicicleta.

En 1977, un gobierno de izquierdas decidió liberar de la contaminación del aire, el ruido y los accidentes a esta ciudad holandesa. Para ello, dividió la ciudad en cuatro cuadrantes y prohibió a sus habitantes desplazarse de uno a otro en coche, a no ser que lo hicieran a través de la carretera de circunvalación. ¿El resultado? Utilizar el coche para desplazarse por Groningen era una pérdida de tiempo, y poco a poco la bici se fue consolidando como el medio de transporte más utilizado entre sus habitantes.

Pero como todo gran cambio, la medida no tuvo unos inicios fáciles; y no todo el mundo la aceptó. Es el caso de los comerciantes, temerosos de que si sus clientes no podían conducir hasta la puerta de sus negocios dejarían de ir a sus establecimientos, y el negocio se les hundiría. Pero nada más lejos de la realidad, ya que los ciudadanos cambiaron el chip y continuaron yendo a las tiendas o al centro a pie y en bici.

Groningen cuenta con una población de 190.000 habitantes -además de 50.000 estudiantes- y 300.000 bicis, más de una por persona, además de 75.000 coches. La mitad de viajes se hace en bicicleta, aunque en el centro el porcentaje llega al 60%. Incluso superficies comerciales como Ikea ponen a disposición de sus clientes bicis con remolque para que puedan llevar sus compras a casa.

La ciudad se ha convertido en un modelo de infraestructura ejemplar, donde las bicicletas circula cómodamente y sin problemas de seguridad, con un diseño eficiente y una gran cantidad de aparcamientos para ellas. Seguro que a los usuarios de bicicleta de muchas ciudades españolas se les están poniendo los dientes largos, pero este es el resultado de aplicar unas políticas de sostenibilidad rompedoras que, pese a no estar exentas de polémica al principio han desembocado en una ciudad más sostenible y ecológica; y en una mejor calidad de vida para sus habitantes. Algo que en España parece estar a años luz.

Fuente: Ecología verde

Foto: Metro Centric

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...