Greenpeace denuncia fallos para aislar la radioactividad en Japón

Luego de la explosión en la de Fukushima, cuando las autoridades intentaban liberar la presión de uno de sus reactores y reparar el sistema de refrigeración del material radiactivo, Jan Benarek, director de la campaña de energía nuclear, ha denunciado el claro fallo de las medidas de protección físicas para aislar la radioactividad.

Los inconvenientes del pueblo japonés a causa del terremoto más devastador de toda su historia, seguido por un tsunami, son de todo tipo y colores. Lamentablemente, las muertes, los heridos, desaparecidos, la destrucción de puertos, de hogares, de ciudades enteras no son los únicos grandes problemas que debe afrontar el pueblo oriental. A todo esto se le suma una nueva y muy crítica preocupación. Me refiero a la contaminación producida por las plantas nucleares.

Greenpeace denuncia fallos para aislar la radioactividad

Un ejemplo de esto lo tenemos con lo que sucedió 24 horas después de la aparición de seísmo, cuando una explosión en la planta de Fukushima, cuando las autoridades intentaban liberar la presión de uno de sus reactores y reparar el sistema de refrigeración del material radiactivo, dejó como consecuencia un total de cuatro trabajadores heridos, y la destrucción de un muro de contención que deja un reactor a cielo abierto, causando la preocupación y alarma de todos.

Ante una situación como esta, de tanto riego social, Greenpeace Internacional no tardó en reaccionar, y en la voz de Jan Benarek ha denunciado el claro fallo de las medidas de protección físicas para aislar la radioactividad.

El director de la campaña de energía nuclear de Greenpeace se pregunta: “¿Cuántos avisos más necesita sufrir la gente antes de que entendamos que los reactores nucleares son intrínsecamente peligrosos?» «La industria nuclear nos dice que accidentes como este no pueden pasar con reactores modernos, pero Japón está en medio de una crisis de consecuencias potencialmente devastadoras por culpa de la energía nuclear».

Greenpeace sostiene que ahora la atención total debe estar puesta en minimizar la liberación de radiación, para así poner a salvo a la población local luego de la explosión en Fukushima. Sin embargo, la asociación considera que este hecho resulta una «nueva llamada de atención de los riesgos inherentes» de la energía nuclear, que siempre será «vulnerable a una combinación potencialmente mortal de error humano, fallo de diseño y desastre natural».

A partir de este razonamiento, Greenpeace llama a que se cierren de forma organizada y urgente todas las centrales nucleares existentes y a no construir más nuevos reactores e invita a los Gobiernos a invertir en energías renovables que, además de ser medioambientalmente sostenibles, son las más baratas y las más seguras.

Estadísticas

Según datos revelados por Greenpeace, en Japón existen 54 centrales nucleares, las cuales se encuentran en emplazamientos distintos, que en total suman 47.000 Megavatios (MW) de potencia eléctrica instalada.

En lo referido a la zona más cercana al epicentro del seísmo, el terremoto ha afectado a los complejos nucleares de Onagawa (con 3 centrales nucleares), Fukushima-Daiichi (6 reactores), Fukushima-Daini (4 reactores) y Tokai (1 reactor).

Fuente: Ecoticias

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...