Genes marinos: ¿De quiénes son?

Los genes marinos son un preciado recurso que podrían revelar cambios cruciales para el bienestar de la humanidad, dado que estos genes podrían tener implicancia en nuevas medicinas, tecnologías de la alimentación y energía. Pero según un estudio en el que participaron investigadores del CSIC, sólo 10 países del mundo acaparan el 90% de las patentes de genes marinos, entre los que se incluyen algunos de aguas internacionales. ¿De quienes son estos genes marinos? Adéntrese en este interés ante tema.

Los genes marinos son un preciado recurso que podrían revelar cambios cruciales para el bienestar de la humanidad, dado que estos genes podrían tener implicancia en nuevas medicinas, tecnologías de la alimentación y energía.

Pero según un estudio en el que participaron investigadores del CSIC, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, sólo 10 países del mundo acaparan el 90% de las patentes de genes marinos, entre los que se incluyen algunos de aguas internacionales. Estos 10 países son: Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido, Dinamarca, Bélgica, Países Bajos, Suiza y Noruega. Y como infiere el estudio, esta cifra es llamativa si tenemos en cuenta que esos países tienen solamente el 20% de las costas del mundo.

Genes marinos: ¿De quiénes son?

Más llamativo aun es que de esos 10 países que tienen el 90% de las patentes de genes marinos, 3 son los que tienen el 70%. Estos países son: Estados Unidos, Alemania y Japón. Y otro dato que llama la atención es que Suiza ni siquiera tiene aguas marinas jurisdiccionales. ¿Cómo se explica esto? Esto se explica porque estos países tienen mayor acceso a la tecnología y pueden llevar a cabo exploraciones marinas y explotaciones de los recursos genéticos. ¿Pero esto significa que son sólo de ellos? ¿De quienes son los genes marinos?

Ante este panorama, se pretende desarrollar un marco internacional que asegure un “acceso ético y equitativo” a los recursos genéticos marinos, sobre todo a los de aguas internacionales, que comprenden el 65% de la superficie del océano.

Jesús María Arrieta, investigar del CSIC en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, insta a que “estos recursos genéticos marinos sean proclamados Patrimonio Común de la Humanidad”, un reconocimiento como el que tienen los recursos minerales del fondo del océano.

Por su parte, el Convenio sobre la Diversidad Biológica define la protección de la biodiversidad y la propiedad de los recursos biológicos dentro de las aguas territoriales de cada país, pero fuera de estas aguas no hay regulación. Es decir, no existe un marco legal aceptado universalmente que regule la protección y propiedad de los recursos biológicos de aguas no territoriales, como las aguas internacionales.

Están existiendo algunos avances en el tema, pero aun no hay nada expreso. En este sentido, en la Conferencia sobre Diversidad Biológica de Naciones Unidas (octubre 2010 en Nagoya, Japón) se sentaron las bases para crear un protocolo que mejore el acceso a los recursos genéticos marinos y a los beneficios que se generen de ellos, pero todavía no hay acuerdo real.

Un problema y una solución

Uno de los problemas de los sistemas marinos es definir qué especies pertenecen a cada país, dado que algunas especies se van moviendo por distintas aguas, tanto jurisdiccionales como no.

Aquí cobra especial interés la propuesta de los científicos de crear un fondo de patentes de organismos marinos extraídos en aguas internacionales, el cual debería estar controlado por una agencia internacional. Y a su vez, esta agencia también regularía el reparto de los beneficios de los genes marinos.

Por último, os dejamos una opinión de Duarte, también investigador del CSIC: “El descubrimiento de genes nuevos podría tener aplicaciones en biomedicina, energía o tecnologías de la alimentación. El marco de salvaje oeste en el que unos pocos países se apropian, a través de patentes, de los recursos biológicos del océano no nos parece ni ético ni aceptable. Por otro lado, si no patentamos vendrán otros que patentarán por interés puramente comercial. No queremos operar con unas reglas del juego que no nos parecen éticas. Es por ello que proponemos un mecanismo gestionado por Naciones Unidas para garantizar que estos recursos están disponibles para toda la Humanidad.

Fuente y Foto: CSIC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...