Gas Natural Vehícular.

Constantemente muchas personas en el mundo están eligiendo Gas Natural Vehicular debido a que económicamente es mucho más barato. Éste es un sistema seguro que tiene varias ventajas técnicas y sobre todo, es mucho mejor para el medio ambiente pues las emisiones contaminantes por el uso de este combustible son inferiores, e incluso nulas, al ser contrastadas con el impacto negativo que causan otros combustibles como la gasolina o el diesel.

Constantemente, muchas personas en el mundo están eligiendo Gas Natural Vehicular debido a que económicamente es mucho más barato. Éste es un sistema seguro que tiene varias ventajas técnicas y sobre todo, es mucho mejor para el medio ambiente pues las emisiones contaminantes por el uso de este combustible son inferiores, e incluso nulas, al ser contrastadas con el impacto negativo que causan otros combustibles como la gasolina o el diesel.

El gas natural vehicular reduce las emisiones de gases causantes del efecto invernadero y de buena parte de las enfermedades respiratorias en las grandes ciudades. Éste no está sujeto a variaciones de las tasas de cambio y muchos países tienen reserva de gas para muchos años de producción, lo que lo hace más atractivo al ser comparado con otros sistemas.

Los consumidores son unos de los más beneficiados pues el gas natural siempre será más económico que los combustibles tradicionales. Ésta economía no se debe solo al precio sino al ahorro que representan los costos de mantenimiento del vehiculo, ya que la vida útil de elementos como las bujías, el sistema de escape, el carburador, y el lubricante, se incrementan con el uso del gas natural.

Éste combustible también contribuye al medio ambiente ya que es limpio y los productos que resultan de su combustión causan menos contaminación. También el abastecimiento del gas natural vehicular es mucho más confiable y seguro que el de otros tipos de combustibles automotores, pues la admisión del producto se hace por medio de redes de gas y sus características lo hacen casi imposible de adulterar.

Una de las desventajas de este tipo de combustible es el peso de los cilindros de almacenamiento del gas. Éste representa un peso y espacio adicional que se manifiesta en una reducción de carga del vehiculo, siendo esto aún más critico para vehículos de menor tamaño. Sin embargo, para los minibases, autobuses, camiones, camionetas, entre otros vehículos con mayor capacidad de espacio resulta un poco más cómodo el transporte de los cilindros ya que éstos soportan el peso de éstos tanques.

Otra de las desventajas de este tipo de combustible es la perdida de aceleración, ya que por sus características el gas causa una perdida de potencia en el vehículo de casi el 15% la cual se hace más presente en la etapa de arranque del mismo y en los vehículos con motores de baja cilindrada.

También, existen aún algunos inconvenientes con las distancias y los grandes trayectos ya que el automóvil que tenga el sistema de gas natural no podrá recorrerlos. Y en algunos países aún no cuentan con muchas estaciones donde abastecerse de este combustible y los usuarios deben tener fuertes dosis de paciencia para soportar las largas colas para proveerse con el servicio.

Igualmente, desde el punto de vista macro, pensar en un mundo en donde el gas sea el más importante elemento energético para el transporte es algo muy complicado. Uno de los principales problemas a desarrollar es el transporte del mismo. Hay una clara dificultad entre los lugares donde se encuentra el gas, y el medio para transportarlo. En comparación con la gasolina, es mucho más sencillo el transporte de éste último, que el del gas.

Por otro lado, generar toda una infraestructura hoy en día, como la que el petróleo y la gasolina tienen, sería un imposible, tanto desde el punto de vista técnico, como desde el financiero y el de logística. No se puede pensar que la transición sería tan fácil como trasladar los oleoductos o refinerías del petróleo, y empezar a usarlos para el gas. Por otro lado, la opción de crear toda una infraestructura nueva que transporte, congele y venda el gas, sería de una cifra tan astronómica, que sencillamente es imposible de financiar.

No obstante lo anterior, no podemos dejar de pensar que el gas natural vehicular es una tecnología muy reciente, que no ha tenido ni el tiempo o inversión suficiente para desarrollarse. En comparación con el petróleo, la verdad es que los esfuerzos que se han hecho en pro de incrementar el GNV son muy inferiores, y se podría esperar que a futuro las cosas mejoren aún más.

Las opciones sobre en qué caminos avanzar, afortunadamente está muy marcadas: un mejor rendimiento del mismo, la no disminución del poder del vehículo, un mejor sistema de instalación del equipo y una posibilidad de más accesos para los consumidores.

Un ejemplo del buen funcionamiento que el GNV ha tenido, y que sirve como ejemplo de cómo se podría implementar a gran escala, es la acción de los transportadores públicos de la ciudad de Bogotá, Colombia. Actualmente, la ciudad mueve su transporte público en una gran mayoría con Gas Vehicular Natural, lo que ha tenido el efecto de una mejora considerable en el ambiente, así como un importante ahorro en el costo del combustible para los transportadores.

En el año 2.006, el gobierno nacional dio importantes incentivos para que todos los ciudadanos hicieran la adaptación de su auto al GNV. Gracias a esta política gubernamental, Bogotá se convirtió en una de las ciudades en el mundo con el mayor índice de carros que han hecho la adaptación de sus combustibles.

Ejemplos como este deberían ser aplicados de manera más profunda a nivel internacional. La verdad es que existen muchos miedos sobre lo que pueda pasar con los autos a la hora de hacer el cambio de gasolina a gas, y la verdad es que la mayoría de ellos no son fundamentados. Lo primero que hay que decir es que el auto queda con la posibilidad de usar los dos combustibles, gas y gasolina, funcionando entre ambos como un buen complemento.

Por otro lado, la perdida de la potencia es menor de lo que uno cree, y la misma se verá mucho más reducida, dado que se está desarrollando actualmente el GNV Generación 5, que le dará mucha más capacidad al motor impulsado por gas.

Por último y más importante, la verdad es que el verdadero cambio se verá es en el bolsillo de los consumidores, dado que se hará un ahorro de más del 50% en cada recarga de combustible. Una buena medita también para los coches de alquiler.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...