Formas curiosas de luchar contra la contaminación

Si dejásemos de cocinar con leña o carbón o si las granjas incorporasen biodigestores e instalaciones solares, la contaminación ambiental se reduciría en todo el mundo.

Varios estudios demuestran que a través de unas políticas públicas eficientes se puede reducir la contaminación ambiental de nuestras ciudades. Ya hemos visto como las diferentes administraciones se esfuerzan en reducir el tráfico de vehículos en los lugares más congestionados, impulsar el transporte público o reducir las emisiones de las fábricas. Sin embargo, hoy vamos a ver cuatro formas curiosas de hacer frente a la contaminación ambiental y mejorar el aire que respiramos:

  • Autobuses de vía rápida: América Latina es una región destacada en este concepto, con más de 50 ciudades con sistemas de autobuses de tránsito rápido (el Transmilenio en Bogotá, el Metrobús mexicano, etc.). En toda la región 19 millones de pasajeros lo utilizan cada día, lo que supone que el 60% de personas que se desplazan por las ciudades latinoamericanas utiliza un transporte público que además, en ocasiones, utiliza combustibles menos contaminantes como el gas natural comprimido.
    Los cálculos hablan de que si en la India se construyesen 1.000 kilómetros de carretera para autobuses de vía rápida la contaminación del aire y los accidentes se reducirían salvando 27.000 vidas en total. Además, la reducción de emisiones implicaría salvar unas 28.000 toneladas de alimentos al año.
  • Utilizar la basura para generar electricidad: la ciudad mexicana de Monterrey, la más contaminada de América Latina, aprovecha la energía que se produce en un basurero para iluminar la ciudad de noche o alimentar el metro. Es solo un ejemplo de lo que se podría conseguir produciendo electricidad con metano o en biogás, algo posible tanto a gran escala como para viviendas privadas.
  • Dejar de cocinar con leña y carbón: los países en los que se cocina de modo tradicional, con leña y carbón, son los que tienen un aire más contaminado. En América Central casi 37.000 personas mueren al año debido al humo en las casas por cocinar así, y si el gobierno chino repartiese 70 millones de cocinas menos contaminantes, el país ahorraría 11.000 millones de dólares y un millón de viadas en 20 años. Con unas estufas más eficientes y menos contaminantes también se evitarían muchas muertes prematuras.
  • Máquinas que funcionen con estiércol y energía solar: volvemos a México, donde más de 300 granjas tienen un biodigestor. Se trata de un tanque para almacenar los excrementos de los animales, capturar el metano y convertirlo en electricidad. Si el 90% de granjas bovinas y porcinas tuvieran uno e instalaciones de energía solar se ahorraría el 11% de la demanda de electricidad agrícola y en 2030 las emisiones de gases contaminantes se reducirían en 103 millones de toneladas.

Vía: El País

Foto: DAVID HOLT

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...