Energía solar a precio de mercado

Una planta de Sevilla lleva produciendo energía solar a precio de mercado desde finales de 2013, pero los obstáculos que pone el Gobierno impiden que más empresas lo hagan.

Uno de los grandes lastres de la energía solar -y de todas las renovables- es que su producción no era rentable salvo que estuviese subvencionada, aunque las ayudas públicas han menguado de forma alarmante en los últimos años. Hablamos en pasado porque desde finales del año pasado encontramos una planta que vende su energía solar a precio de mercado, como lo hacen las centrales eléctricas convencionales, sin recibir ninguna prima ni ningún tipo de subvención.

Se trata de la planta que la empresa Enerpro tiene en una finca de 6 hectáreas en la provincia de Sevilla. De momento, tiene un megavatio conectado a la red, y este año se continuará con su construcción hasta llegar a los 2’5 megavatios. A lo largo del año espera conectar 12 megavatios en diferentes plantas antes de empezar con grandes plantas de 300 megavatios en 2015. El coste total de la energía (inversión, operación y mantenimiento) será menor que el de la energía convencional.

Pero llegar a este punto del camino no ha sido nada fácil. Pese a ser limpia, fácil y rápida de instalar y un importante generador de empleo, la energía solar era cara, por lo que necesitaba el apoyo público del que antes hablábamos para poder comercializarse. Lo que muy pocos esperaban era la velocidad con la que se han abaratado los costes, reduciendo su dependencia de las ayudas. Un panel solar es hoy un 80% más barato que en 2009, y podría bajar otro 50% más hasta 2020. Incluso Ikea ha empezado a venderlos.

Enepro ha sido la primera empresa en conseguir vender energía solar a precio de mercado, pero presumiblemente pronto se le sumarán otras empresas. Solo en 2013, Red Eléctrica recibió casi 200 peticiones para conectar a la red más de 40.000 megavatios de energía procedente de plantas fotovoltaicas. Pero el problema que estas se encuentran ya no es de competitividad o económico, sino que las trabas son administrativas.

Desde Greenpeace denuncian que las trabas a las plantas de energía solar se deben a los «intereses oscuros» del Gobierno y de las grandes eléctricas, que se han traducido en el recorte retroactivo de unas ayudas que han ahogado a muchas empresas que en su día decidieron apostar por las energías limpias y que han hecho posible llegar a la situación de competitividad actual. La realidad dice que los impedimentos económicos o técnicos para su desarrollo son cada vez menores, y solo los obstáculos que pueda poner el Gobierno frenarán el desarrollo de la energía solar.

Via: Greenpeace

Foto: h080

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...