El viento lleva el chapapote a tres playas valencianas

Una avería en un buque mercante frente al puerto de Valencia ha provocado un vertido de chapapote al mar, que ha llegado a las playas de El Saler y Pinedo.

Una avería y la acción del viento han provocado que las playas de El Saler, la Devesa y Pinedo, en la ciudad de Valencia, hayan contado con un visitante inesperado estos días: el chapapote. El culpable del vertido es un barco mercante de la empresa MSC, que sufrió una avería en los depósitos. Los responsables del barco no se percataron del incidente hasta que otra embarcación alertó a Salvamento Marítimo del vertido de chapapote que había en la zona de fondeo frente al puerto de Valencia.

El mercante se averió poco antes de llegar al puerto de Valencia, y dejó a su paso un reguero de unos 1.800 metros de largo y tres de ancho. Sin embargo, el viento ha hecho que el vertido, formado por una mezcla de fuel, aceites y agua sucia, se haya expandido llegando a las playas. Tres barcos de Salvamento Marítimo han participado en las tareas de limpieza del agua, acotando la mancha con barreras y extrayendo el fuel. Además, la Guardia Civil peinó la costa hasta Cullera para asegurarse de que el vertido no iba hacia el sur.

Las tareas de limpieza empezaron en el fondeadero, la zona del puerto donde los barcos esperan a que se les asigne un muelle para descargar su carga, pero el viento hizo que el vertido superase las barreras y llegase a las playas de El Saler, la Devesa y Pinedo, que se han cerrar al baño unos días por precaución. Los servicios de limpieza del Ayuntamiento de Valencia han sido los encargados de retirar los restos de este vertido, muy parecidos al chapapote, que han llegado a las playas de la ciudad.

Fuentes oficiales aseguran que el vertido del buque ya está controlado y que la embarcación continúa atracada en el muelle de destino mientras se espera una decisión sobre su futuro inmediato. Paralelamente, se ha puesto en marcha una investigación que permita conocer qué ha pasado exactamente, porque desde el buque no se dieron cuenta de la avería y del vertido que estaban produciendo y para buscar responsables de lo ocurrido.

Curiosamente, la playa de El Saler es la misma que hace unos dos años se vio cómo dos barcos quedaban varados después de un temporal. Uno de ellos, el Sunrise, pasó 34 días en la playa, provocando grandes daños medioambientales en el ecosistema de la zona y en las dunas de la Devesa del Saler, que se incrementaron debido al flujo de curiosos y turistas que se acercaron a ver la escena.

Vía: Levante-EMV

Foto: Cayetano

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...