El Plan PIVE espera renovar 75.000 vehículos

El 1 de octubre entró en vigor el Plan PIVE, que busca renovar el parque automovilístico español. Los compradores de vehículos con la etiqueta A o B del IDAE, híbridos, eléctricos, híbridos enchufables o que gasten combustible alternativo tendrá una ayuda de 2.000 euros.

Un coche eléctrico mientras recarga su batería.

El 1 de octubre entró en vigor un nuevo plan de ayudas para renovar el parque automovilístico y potenciar los coches «verdes». Este plan renove, que recibe el nombre de Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE), forma parte de los incentivos presentados por el Gobierno para potenciar el sector del automóvil dentro de los Presupuestos para 2013. La iniciativa tiene un presupuesto de 75.000 millones de euros, y durará hasta el 31 de marzo si el presupuesto no se agota antes.

Podrán beneficiarse de las medidas los compradores de coches que tengan la etiqueta A o B de eficiencia energética -que emitan menos de 160 gramos de CO2 por kilómetro- del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), coches híbridos, eléctricos, híbridos enchufables o que consuman combustibles alternativos. Las ayudas del Plan PIVE ascienden a los 2.000 euros por coche, aportados a partes iguales por el Estado y por el IDAE; y se espera que sirvan para renovar 75.000 vehículos de más de 12 años.

Precisamente, una de las contrapartidas para los beneficiarios del Plan PIVE es la obligatoriedad de enviar al desguace un vehículo que tenga al menos 12 años, una antigüedad que se reduce a 10 para los vehículos comerciales ligeros como las furgonetas. Si bien los vehículos convencionales solo podrán beneficiarse de las ayudas cuando su precio no sobrepase los 25.000 euros -sin contar el IVA-, este tope se retira para los híbridos, eléctricos e híbridos enchufables. Si el Plan PIVE resulta un éxito y se renuevan los 75.000 vehículos, se ahorrarán 26 millones de litros de carburante y se emitirán 35.000 toneladas menos de dióxido de carbono.

Los híbridos enchufables han irrumpido con fuerza en el mercado de los «coches verdes», relegando a un segundo término al coche eléctrico, que hasta hace poco era la gran estrella. Los híbridos enchufables han sido los protagonistas del Salón del Automóvil de París, que arrancó este fin de semana. A diferencia de los eléctricos puros, estos coches combinan un motor de gasoil o gasolina como los de los coches convencionales con otro eléctrico. La batería de este motor eléctrico puede recargarse en un enchufe. Estos coches son más económicos que los eléctricos, y tienen una autonomía mayor.

El Plan PIVE entró en vigor justo el día en que se hizo público el dato sobre las matriculaciones en el mes de septiembre, que pasará a la historia por ser el peor desde 1989, con un descenso del 36% respecto al mismo mes en 2011 y solo 35.146 vehículos matriculados. Los fabricantes y vendedores de coches achacan este descenso, en parte, a la subida del IVA que entró en vigor el pasado 1 de septiembre, y esperan que la compra de vehículos aumente con el Plan PIVE, que, dicen, reportará al Gobierno tres euros por euro invertido.

Fuente: Diario de Burgos

Foto: francisco.j.gonzalez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...