El peligro del uso de transgénicos

El transgénico es un organismo modificado genéticamente (OMG), producido por la creación de una técnica que consiste en aislar segmentos de ADN de un ser vivo; ya sea un virus, bacteria, vegetal, animal o ser humano; para introducirlos en el material hereditario de otro. El uso de transgénicos en alimentos, es totalmente nocivo a la salud y medio ambiente. Conozcamos un poco de este peligro en este post.

Organismos modificados genéticamente

Organismos modificados genéticamente

Hace años que se viene implementando el uso de transgénicos en alimentos. Esta idea que nació con el objetivo de combatir y superar al hambre y mejorar la situación a nivel mundial de este gran problema, lamentablemente no hizo más que contribuir al agravamiento de la situación. El uso de transgénicos es totalmente nocivo a la salud y al medio ambiente.

Comencemos sabiendo qué es un transgénico, para posteriormente ver su impacto negativo. Conocido como OMG (organismo modificado genéticamente), es un organismo vivo al cual se le producen modificaciones genéticas. La ciencia genética creó una técnica que consiste en aislar segmentos de ADN, ácido desoxirribonucleico, de un ser vivo; ya sea un virus, bacteria, vegetal, animal o ser humano; para introducirlos en el material hereditario de otro. Si bien en determinados casos esta transmisión de genes entre especies contribuye a grandes progresos, a veces conduce a lo peor, creando nuevos seres vivos que la naturaleza no concibió.

Uno de los ejemplos más claros en que esta mutación es perjudicial, es en el caso del uso de transgénicos en los cultivos. Sin ir más lejos, en España se cultiva maíz transgénico que contiene genes de bacterias que producen una sustancia insecticida. Argentina, por su parte, tiene la soja transgénica que conllevo grandes y variados perjuicios, como: destrucción de bosques primarios, incremento de uso de pesticidas, desplazamiento de campesinos, etc.


 

¿Cómo afecta el uso de transgénicos en la salud?

El uso de OMG, acompañado de un deficiente control alimentario, trae aparejado riesgos sanitarios; como nuevas alergias y nuevos tóxicos. Al ser sometidos, los alimentos, a cambios en su composición, su seguridad se ve afectada, y probablemente se den los siguientes casos:

  • Aparición de nuevas toxinas. Estas son producidas por las plantas al notar una alteración de los genes.
  • Alergias y toxicidad. Producidas por las proteínas del nuevo gen. Solo para citar un caso, quiero nombrar el del “Maiz Starlink”, en Estados Unidos, donde se detectó un transgénico no autorizado para consumo humano que produjo varias reacciones alérgicas.

También se observa un aumento de la contaminación en alimentos por el agregado de químicos en la agricultura.

Transgénicos en alimentos

Transgénicos en alimentos

¿Cómo afecta el uso de transgénicos en el medio ambiente?

Lamentablemente los cultivos transgénicos y no transgénicos no pueden convivir. Las variedades transgénicas van contaminando, genéticamente, a otras de la misma especie o similares a ella. Así, por ejemplo, los maíces modificados van modificando a los naturales.

Es muy importante saber que una vez liberado el transgénico al medio ambiente, éste NO se puede controlar. Y una contaminación genética es indeseable desde todo punto de vista; es irreversible e impredecible, ya que la polinización actúa por medio de factores naturales, los cuales el hombre no controla.

A continuación alistaré los principales inconvenientes en este aspecto, a saber:

  1. Efectos impredecibles: Las técnicas actuales de ingeniería genética son sumamente limitadas para el control de los efectos resultantes de la introducción de genes extraños a un ADN de un organismo. Para la creación del transgénico, se estudia solo el gen en si mismo, sin concebir los cambios por factores internos o externos. Por ello, es impredecible cómo será el comportamiento de los nuevos genes cuando estén en los distintos ambientes.
  2. Desaparición de biodiversidad: La contaminación genética y el incremento de productos químicos, afectan gravemente a la flora y fauna. Y, en algunos casos, se compromete hasta su continuidad.
  3. Contaminación química: Los agricultores, para combatir las malas hierbas, usan agrotóxicos en sus cultivos. Esto se evidencia más en cultivos transgénicos que en los tradicionales, donde, día a día, se eleva el uso de pesticida, incrementando la contaminación química y del suelo. 

La modificación genética debe ser muy cuidadosa. No podemos permitir, con los riesgos que ya vimos que esto supone, que se usen transgénicos en el medio ambiente. Menos aún estando tan expuestos y vulnerables, sin medios para combatir, a las reacciones de estos genes.

Ojo a lo que digan las empresas que comercializan estos OMG. Tomemos conciencia de los riesgos, y conozcamos más acerca de este uso y su implementación en muchos de los alimentos que comemos a diario. Todavía me pregunto ¿A dónde apuntan las políticas con estas permisiones?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...