El papel esencial de los voluntarios para el medio ambiente

El papel de los voluntarios se ha convertido en la clave que asegura la supervivencia de los ecosistemas españoles. En su tiempo libre limpian los ríos, playas, montes, etc.

Recoger los residuos de los bosques, playas o ríos, tomar muestras de las aguas para comprobar su calidad, contar y censar especies en peligro de extinción, restaurar dunas… Son acciones clave para la supervivencia de los ecosistemas españoles, y que a menudo realizan en su tiempo libre los voluntarios medioambientales. Se trata de un colectivo prácticamente desconocido, alejado de los focos salvo en grandes catástrofes como la del Prestige, pero que juega un papel vital en que la naturaleza sea tal y como la conocemos.

El trabajo de estos voluntarios no hace diferencias entre los especios naturales, y llega tanto a los lugares más protegidos, por ejemplo los Parques Nacionales, como a esos rincones verdes en las inmediaciones de los municipios a los que no llegan los servicios de limpieza de los ayuntamientos. Los recortes de la administración han hecho todavía más importante el papel de los voluntarios, ya que se han reducido los equipos de limpieza o el control de las aguas y de las especies animales.

Hacerse voluntario es fácil. Tanto las ONG ecologistas como las fundaciones medioambientalistas cuentan con diferentes programas de voluntariado ambiental con el que quieren implicar a la ciudadanía en sus proyectos y fomentar la participación directa de la sociedad en la conservación de los recursos naturales de los que disponemos, de la naturaleza y de los paisajes. Por ejemplo, la veterana Fundación Biodiversidad logró movilizar a más de 6.000 voluntarios y 40 entidades el año pasado.

Sonia Castañeda, presidenta de esta fundaicón que depende de Medio Ambiente, destaca el papel de estos voluntarios, para lo que es esencial el papel de las pequeñas organizaciones ecologistas que hay en cada municipio o comarca, «muy arraigadas en el territorio» y que conocen a la perfección las necesidades de cada lugar. De esta forma, la Fundación Biodiversidad ha participado en la limpieza de playas o las riberas de los ríos, de los fondos marinos, etc.; eliminando los residuos que dificultaban su conservación.

Un buen ejemplo de lo que explica Castañeda lo encontramos en el proyecto de la Asociación de Ciencias Ambientales en Guadalix de la Sierra (Madrid). Allí, un equipo de voluntarios se ha encargado de la limpieza de la ribera del río y se encargan de tomar muestras de agua que luego analiza la Asociación. Entre estos héroes desconocidos encontramos desde estudiantes a científicos, profesores y todo tipo de ciudadano que dedican su tiemo libre a la protección de su río y de su entorno.

Vía: EFEverde

Foto: Universidad de Navarra

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...