El Elefante Asiático, en grave peligro de extinción

Son más grandes, más fuertes, más pesados y seguro que muchos, más inteligentes que el ser humano. A pesar de ello, el hombre les está quitando todo lo que les pertenece, incluso la vida. Hablamos del Elephas maximus o más conocido como elefante asiático. Incluso siendo uno de los mamíferos que mejor se ha adaptado a la Tierra y ser uno de los más antigos que se conocen, sólo quedan alrededor de 400 ejemplares con vida, hecho que los sitúa en un grave peligro de extinción.

Como es habitual ya en estos casos, la mano sucia del hombre es la causa fundamental de dicho desastre. Entre las consecuencias de su extinción destacan la destrucción de su hábitat natural para transformarlo en campos de cultivo, la domesticación de los mismos para servir como herramientas de trabajo o el super entretenimiento deportivo o sus colmillos que fomentan su caza furtiva. Razones muy próximas a las de su vecino, el elefante africano.

Los elefantes asiáticos pueden llegar a comer hasta 200 kg al día de vegetales. Asimismo, durante el periodo de lactancia, las madres deben ingestar mucho más alimento para producir la suficiente cantidad de leche, para alimentar a unas crías, que aumentan de peso considerablemente cada día. Por muy intelegentes que sean, si el ser humano destroza sus terrenos para fines agrícolas, les será imposible buscar dicho alimento. Además, forma parte de su instinto migrar para buscar comida, cosa que si están encerrados es bastante difícil de cumplir.

La consecuencia principal de ese encarcerlamiento es domesticarlos para usarlos como herramientas de cultivo. La domesticación es un proceso que se lleva desde que son crías, cosa que les impide relacionarse naturalmente con los suyos, cohartando y modificando sus instintos básicos. También forman parte de numerosos rituales que atraen a un gran tumulto de turistas. Entre esos instintos también entra la reproducción. Parece increíble pero la inserción de los humanos en la vida de los elefantes modifica estas conductas cuya consecuencia más terrible es la no reproducción de los mismos.

No obstante, la causa que más pena e injusticia da es la caza furtiva. Que el aburrimiento de gente hipócrita que no tenga otra cosa que hacer, se contrarreste con la muerte de un ser vivo es algo asqueroso. Marfil y diversión, esa es la causa. De todas formas, contamos con buenas referencias. Dicen que tenemos que fijarnos en nuestros máximos responsables para obrar bien. Eso es lo que nos enseña su majestad el rey que, acostumbrado ya a los cuernos que tenía en casa, necesita emociones fuertes en Sri Lanka. Menos mal que habíamos dicho gente hipócrita.

El elefante asiático es una herramienta agrícola a disposición del hombre

Fuente / elefantepedia

Foto / drmtoiber

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...