El deshielo que no se detiene

Desde hace años, científicos de todo el mundo comprueban que cada vez hay menos nieve en los glaciares, tanto en invierno como en verano. El método para comprobarlo es muy parecido a los Pirineos o los Alpes. En los mismos lugares, los mismos días, se perfora la nieve con un tubo. La muestra que se extrae se pesará y se medirá. Cruzando los datos, los estudiosos saben con detalle la evolución de las masas de agua en forma de hielo. El equipo de Christian Vincent, del Lab. Glaciología Grenoble, controla cinco glaciares de los Alpes con registros históricos desde hace 50 años.

El deshielo sigue notándose cada año más

Christian Vincent cuenta que sus estudios sobre los glaciares interesan sobre todo a la comunidad científica por los datos que aportan a la evolución del clima y son unos testigos de la evolución climática. Los glaciares son interesantes para la toma de conciencia de la opinión pública que hay un calentamiento climático. Porque, comparando fotografías de tiempos diferentes, se puede ver muy bien el retroceso.

Las Naciones Unidas controlan los glaciares en 30 lugares del mundo. Los datos disponibles más recientes son de 2006. Fue un año récord en el retroceso de los glaciares. Pero lo más dramático es que cada año el retroceso es más acelerado y, ahora, es tres veces más rápido que la década de los 80.

La misma institución vigila el hielo de los polos. Uno de los lugares más afectados es Groenlandia. Cada año, se deshielan más hectáreas y en invierno se hielan menos. En el océano Ártico, le pasa lo mismo. Los habitantes de estos lugares no pueden seguir viviendo como hasta ahora.

Diversos testimonios nativos inuit cuentan que hasta finales de julio, la gente viajaba de campamento en campamento, para ir a los campamentos de verano. Pero ahora, ya no es posible moverse desde finales de mayo. Prácticamente todo el hielo se ha ido y se puede ver perfectamente las piezas de hielo flotante en el mar.

La acumulación de agua deshelada hace subir el nivel del mar y cambia la densidad. Esto puede alterar las corrientes marinas, los movimientos migratorios que los aprovechan y las temperaturas atmosféricas. La apertura a la navegación del paso del Noroeste 40 años antes de lo esperado, creará nuevas alteraciones en las especies que crían en el Ártico.

Foto: dsearls

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...