El cambio climático y sus efectos sobre la salud

El cambio climático se esconde detrás de problemas de salud como las enfermedades provocadas por la falta de agua o las muertes fruto de fenómenos meteorológicos cada vez más violentos.

Conocemos muchos de los efectos del cambio climático, como unos veranos e inviernos más duros que han reducido el otoño y la primavera, su acentuación en los efectos de huracanes y tifones o la progresiva subida del nivel del mar que en unos años hará desaparecer algunas pequeñas islas y ciudades costeras; pero poco hemos hablado de los efectos que tiene sobre la salud de las personas, sin importar en qué punto del mundo nos encontremos. Eso si, los países pobres siempre son los más afectados.

Por ejemplo, Haití, Pakistán y Filipinas fueron los tres países más afectados por fenómenos meteorológicos el año pasado, y el reciente paso del tifón Haiyán por este último hace pensar que repetirá en 2013. Entre 1990 y 2000 se calcula que los desastres naturales asociados al clima provocaron más de medio millón de muertes en el planta, de las que unas 475.000 -el 95%- se produjeron en países en vías de desarrollo.

Como decíamos al principio, el cambio climático provoca variaciones extremas en las temperaturas, las conocidas como olas de calor en verano y olas de frío en invierno. Estar expuesto a variaciones meteorológicas tan intensas en un plazo breve causa graves problemas de salud, y puede llegar a provocar la muerte. Es lo que pasó en el verano de 2003 en Europa Occidental, donde una ola de calor provocó cerca de 70.000 muertos en Francia, Italia, España y Portugal, según los últimos estudios.

Otro de los problemas de salud derivados del cambio climático es el aumento de casos de asma y alergias. La subida de la temperatura ha cambiado los niveles y la distribución de las partículas naturales como el polen, lo que afecta a asmáticos y alérgicos. Aunque se calcula que hay 300.000 asmáticos en todo el planeta, las autoridades sanitarias se temen que el número pueda crecer por culpa del calentamiento global.

Pero quizá el problema más grave lo encontremos en el agua. La reducción de las precipitaciones y su variabilidad estacional dificulta el acceso al agua dulce, y un 40% de la población sufre escasez de agua. El acceso a agua en mala calidad ha hecho que aumenten las enfermedades diarreicas, que provocan 2’2 millones de muertos al año, tracoma u otras enfermedades. Almacenarla en casa también aumenta el riesgo de contaminación y, en consecuencia, de contraer dengue o paludismo.

Vía: Ecología Verde

Foto: teoruiz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...