El almacén de gas subterráneo frente al Delta del Ebro provoca terremotos

El Proyecto Castor, un almacén subterráneo de gas natural frente a las costas de Vinarós, está detrás de los pequeños seísmos que han afectado Tarragona y Castellón.

En el último mes, las localidades del sur de Tarragona y el norte de Castellón han sufrido más de 200 microseísmos, unos terremotos que si bien solo han superado una vez la intensidad de 4 grados en la escala Richter no deberían producirse en una zona con una actividad sísmica prácticamente nula hasta ahora.

Detrás de estos pequeños terremotos que han afectado municipios como Alcanar, Sant Carles de la Ràpita, Vinarós o Peñíscola está el proyecto Castor, un almacén subterráneo de gas natural que no ha estado exento de la polémica desde que se puso en marcha. En la zona afectada viven unas 75.000 personas.

A las críticas políticas y económicas que aparecieron desde que la empresa que lo gestiona retomó la inyección de gas, en las últimos días se han sumado las medioambientales. Ante los continuos seísmos provocados por la actividad del almacén, el ministerio de Industria ha ordenado que pare su actividad.

Curiosamente, la orden de cese de actividad llega diez días después de que Escal UGS -controlada por ACS- haya dejado de inyectar gas, aunque tenía previsto volver a hacerlo a finales de octubre. Pese a dejar de inyectar gas en el almacén los seísmos no se han detenido, algo difícil de explicar.

Según la empresa, la substitución de agua marina por gas puede haber provocado algún derrumbamiento en las cavernas submarinas, pero para Emilio Carreño, director de la Red Sísmica del Instituto Geográfico Nacional, ”un seísmo de 3,6 es demasiada energía para proceder de un derrumbe”, y apunta a la posibilidad de pequeñas fallas que con el cambio de entorno liberen la presión.

La empresa añade que ”siempre” hubo actividad sísmica en el Golfo de Valencia, y admite que su actividad está ligada a los seísmos más pequeños, pero invita a investigar los de mayor intensidad para ”tratar de distinguir qué son”. Escal UGS asegura haber informado rápidamente de toda ”actividad inusual”.

El almacén de gas del Proyecto Castor está en un antiguo yacimiento petrolífero a 1.700 metros de profundidad 21 kilómetros mar adentro, frente a la costa de Vinarós (Castellón) en el que se puede almacenar un tercio del gas que se consume en España en 50 días. Pese a contar con una declaración de impacto ambiental favorable, en ella no se refería expresamente a los riesgos sísmicos del proyecto.

Fuente: El País

Foto: YuriBCN aka JordiVK

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...