El 40% de usuarios de renovables haría otra instalación

Un estudio de EcoWorld Project revela que el 40% de usuarios de renovables estarían dispuestos a realizar una segunda instalación, especialmente si viven en unifamiliares o casas aisladas.

Poco a poco, el uso de energías renovables se va extendiendo en nuestro país. Pese a que su uso tiene algunas trabas, como las que encontramos en el último Real Decreto sobre autoconsumo, muchas familias optan por utilizar una energía limpia, y muchas de ellas se plantearía realizar una segunda instalación de renovables. Según una encuesta de EcoWorld Project entre 1.500 usuarios de renovables, el 40% estaría dispuesto a realizar una segunda instalación de energía limpia.

Está claro que no es lo mismo vivir en un bloque de edificios en una gran ciudad que hacerlo en una casa unifamiliar en la montaña o en un pueblo, y que el tipo de casa donde vivamos será clave a la hora de instalar o no energías renovables. Por eso, la mayoría de usuarios dispuestos a tener una segunda instalación de renovables residen en viviendas unifamiliares o aisladas, donde sería más fácil realizar una de estas instalaciones.

Así, los habitantes de unifamiliares se decantarían por combinar una instalación de energía solar térmica junto a otra de calefacción por biomasa. En cambio, los inquilinos de casas aisladas se pueden beneficiar del autoconsumo que genera la combinación de instalaciones fotovoltaicas con el de las eólicas. Además, estos no deberían pagar el polémico peaje de autoconsumo, ya que no está conectados a la red; aunque claro está, son una minoría muy reducida dentro de la sociedad.

Las continuas subidas de la luz, el agua o el gas han coincidido con el repunte de las renovables; de ahí que el 60% de los usuarios encuestados señalara que el autoconsumo era una forma de ahorrar en las facturas.

La combinación más común era una instalación mixta de energía solar fotovoltaica y mini eólica, que aportan un flujo de electricidad continuo que se genera donde se produce la demanda. También encontramos bastantes calderas de biomasa con instalaciones térmicas, una de las opciones preferidas por los usuarios dispuestos a realizar una segunda instalación. Entre los argumentos que dan están que no se pierde poder calorífico y que el calor se distribuye de forma uniforme; sin olvidar el aprovechamiento de los residuos del pellet como fertilizante para plantas.

Una de las segundas instalaciones más ventajosas sería la eólica, ya que además de no utilizar ningún combustible tampoco necesita grandes espacios ni que los usuarios instalen líneas de abastecimiento. Además, existe la posibilidad de combinarla con la fotovoltaica. Pero para que las renovables se conviertan en realidad, primero debería potenciarse su uso desde las administraciones, algo que cada vez parece más difícil.

Foto: dlombardia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...