Destrucción record de la capa de ozono en el Polo Norte

El organismo francés CNRS, Centro Nacional de Investigaciones Científicas, anunció que la capa de ozono en el Polo Norte sufre un nivel de destrucción sin precedentes; el mes pasado se llegó a una reducción del 40%. Este lamentable hecho se debe a las increíbles y excepcionales condiciones meteorológicas.

Imagen de la Capa de ozono

El organismo francés CNRS, Centro Nacional de Investigaciones Científicas, anunció que la capa de ozono en el Polo Norte sufre un nivel de destrucción sin precedentes. Este lamentable hecho se debe a las increíbles y excepcionales condiciones meteorológicas.

Principalmente, esta destrucción sin iguales obedece a “un invierno estratosférico muy frio y persistente”, el cual llevó a una destrucción muy importante de ozono. Para que tomen magnitud de esta destrucción, el CNRS comunicó que la disminución de la capa de ozono, a finales del mes pasado, fue de un 40 por ciento y que se registró en una “zona extensa”.

De esta forma, la capa que protege a la Tierra de los rayos ultravioletas del sol, en la zona del Polo Norte, se redujo a casi a la mitad. Según el citado organismo, este es un fenómeno que nunca antes se observó.

Por su parte, la ESA, Agencia Espacial Europea, manifiesta que esta gran destrucción en la capa de ozono es producto de los fuertes vientos conocidos como vórtice polar. Estos vientos aíslan la masa atmosférica sobre el Polo Norte e impiden que se mezcle con el aire procedente de latitudes medias. ¿El resultado de esto? Una situación muy similar a la que acontece en los inviernos de la Antártida, un lugar mucho más frio con bajísimas temperaturas.

Para mejor comprensión

La destrucción de la capa de ozono en el Polo Norte se produjo por la presencia de diversos gases  en la atmosfera que, al estar a una temperatura muy baja (80°C bajo cero), se convirtieron en nocivos para el ozono. Lo llamativo en esta situación es que en esta parte del mundo no se suelen dar estas temperaturas tan bajas, algo que sí ocurre en la Antártida.

Por lo tanto, si se vuelven a presentar estas condiciones, gases expuestos a una muy baja temperatura, seguramente la capa de ozono vuelva a disminuir notoriamente. Según informó el CNRS, “No siempre se reúnen las circunstancias para que se produzca una disminución importante del ozono en esa región”.

Con esas palabras, el organismo responsabilizó a las condiciones meteorológicas extremas de la destrucción record de la capa de ozono en el Polo Norte. Además agregó que si en el año 1987 no se hubiese firmado el Protocolo de Montreal el impacto hubiese sido mayor. Recordemos que este Protocolo limita el uso de aerosoles, que son los que emiten gases a la atmosfera.

Fuente: El Mundo

Foto: ozone layer por NASA Goddard Photo and Video en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...