Deforestando las selvas tropicales

La deforestación de nuestros árboles amazónicos es un tema que nos compete a todos ya que la extinción de esta vital parte del planeta traerá consigo diferentes problemas climáticos que en poco tiempo cobraran muchas víctimas.

Como todos sabemos son las selvas tropicales los puntos más productivos del planeta ya que constituyen lugares con una alta cantidad de biodiversidad. Además, el nivel de las precipitaciones y también su temperatura hacen que el único factor limitante sea la luz. De hecho, no solo encontramos selva en América del Sur, sino en diferentes partes del planeta como por ejemplo América Central, África central, Malasia e Indonesia, esto quiere decir un 7% de la superficie del planeta que sin embargo, encierra un 50% de la biodiversidad mundial, y además, un 70% de las especies de animales terrestres y vegetales del planeta, habitan en ella.

De hecho, lo que siempre hemos escuchado decir con respecto a los bosques tropicales es que son el pulmón del planeta, por ejemplo la amazonia libera más del 50% del oxigeno necesario intercambiando gases con la atmósfera para así se de lugar la existencia de cientos de miles de especies de animales, así se acumula carbono a través de la fotosíntesis, lo cual es sumamente necesario para el balance de dióxido de carbono con la atmósfera.

Además, a la par de los océanos, las selvas regulan el clima del planeta, equilibran el ciclo hidrológico y sobre todo generan suelo y también lo protegen de fenómenos como la erosión.

De otro lado, si prestamos atención a la biodiversidad que habita en las selvas tropicales esta se estima en 760 especies de árboles, 125 tipos de mamíferos, 400 clases de aves, 100 especies de reptiles y 60 clases de anfibios, por cada 10Km2., así encontramos 30.000 especies de plantas y aún así se descubren nuevas cada día (algunas de ellas son plantas medicinales). En líneas generales, se ha calculado que en esta parte del planeta existe un 33% de las 30 millones de especies que moran en nuestro planeta Tierra.

Sin embargo, todo esto puede perderse si nosotros no hacemos nada para evitar su deforestación. Esto quiere decir que si no se frena el ritmo de tala de árboles tropicales y que hasta el momento viene dándose es indudable que el futuro de los bosques se encuentre en alto peligro, además de incluir cada uno de los seres que viven en tales lugares como los efectos que pueden causar en los demás seres que vivimos en lo que resta del planeta.

La realidad es nefasta, en la actualidad, los hombres desmantelamos cerca de 16 millones de hectáreas de bosque por año, y esta deforestación incide sobre todo en los bosques tropicales (es decir, unas 12 millones de hectáreas al año); si lo ponemos en datos geográficos encontramos que un área equivalente a los países de Perú y Paraguay ha sido desvastada en la última década.



Pero, ¿cuáles son las principales causas que ayudan a la deforestación? Pues entre ella encontramos la sobreexplotación de productos forestales, las malas técnicas de tala, la minería, los incendios y la creación de infraestructuras. En este último aspecto quisiera aclarar que la explotación para el tema comercial está muy en boga, por ejemplo: ventanas, parqués, muebles, puertas y marcos, escaleras, ebanistería, cercados, paneles, carpintería interior y exterior, decoración en general, construcción naval y demás productos derivados de los árboles se hacen de forma ilegal, es decir que se consiguen de una tala innecesaria y prácticamente homicida.

En conclusión, se sabe que si el planeta, cuando una parte desaparece hay repercusiones en las demás, es decir que estamos en un continuo equilibrio. Sin embargo, los seres humanos estamos quebrando este equilibrio de tal manera que arrasamos todo lo que nos da la naturaleza para poder satisfacer muchos de nuestros caprichos. Así, estamos labrando nuestro futuro; es decir que al deforestar estas enormes masas forestales inutilizamos una alta cantidad de O2 que nos dan los árboles, lo que además esta en conexión con la transpiración de estos la que favorece a la lluvia y a su absorción, estas, regulan el clima a la par que los océanos. Así, con la ausencia de toda esta cadena, el cambio climático se hace cada vez más evidente ya que no se pueden absorber los gases invernadero por los bosques.

En general, perder los árboles de los bosques es que los seres humanos perdamos, por lo que es necesario que todos nos mentalicemos de lo que estamos causando. Por poner un ejemplo cercano, el huracán Katrina dejó efectos altamente contraproducentes en la economía estadounidense sin contar a las cientos de víctimas directas e indirectas de este desastre natural, atribuido en su intensidad a la evidente ola de calentamiento global que existe en nuestro planeta, debido a la falta de equilibrio por abuso de los elementos naturales que malgastamos sin necesidad.

Debido a este tema que va en continuo el gobierno brasilero, donde se encuentra la principal fuente de actividad económica de explotación foresta, ha empezado una operación llamada “Arco de Fuego” para buscar reducir la deforestación en la selva amazónica en sus 36 municipios. Esta ley es de reciente creación por lo que se espera que se tenga un mayor éxito en este país en donde, en las últimas décadas se puede ver cómo ha sido afectada severamente debido a la contaminación y también a los incendios, sin contar la tala desmesurada y también clandestina las cuales son la principal causa de la destrucción del Amazonas.

Cabe recordar que en lo que va del año pasado, los madereros de este país, explotaron de manera clandestina unos siete mil kilómetros cuadrados de bosque, lo que significa que para finales del 2008 el país habrá perdido unos 15 mil kilómetros de estos en total.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...