De excursión a los Parques Nacionales

El Gobierno prepara la nueva Ley de Parques Nacionales, que permitirá actividades como la navegación recreativa o turística si contribuye al desarrollo socioeconómico de la zona.

Después del varapalo medioambiental que ha supuesto la nueva Ley de Costas, el Gobierno está ultimando la nueva Ley de Parques Nacionales, que tampoco parece que vaya a aumentar la protección sobre estos espacios naturales protegidos. Por primera vez, y con la excusa de la contribución al desarrollo socioeconómico, la navegación con fines turísticos y recreativos en los parques estará permitida. Como mínimo, la caza y pesca deportiva y recreativa, edificar o la tala de árboles con fines comerciales seguirán prohibidos en estos espacios.

El borrador de la ley especifica que el objetivo principal de los Parques Nacionales es la «conservación de sus valores naturales y culturales«, a lo que quedan supeditados otras actividades como pueden ser su uso y disfrute, la sensibilización o la investigación. Si las actividades turístisticas que se realicen son «completamente compatibles» con la conservación se los valores y sistemas naturales del Parque, la nueva ley permitirá que se desarrollen siempre que contribuyan «de forma notable» al crecimiento socioeconómico de su entorno.

A partir de ahora, las actividades de los parques se dividirán en «compatibles con su conservación«, que se seguirán practicando; «necesarias para la gestión«, protegidas por la administración del parque e «incompatibles«, que se eliminarán. Además, los administradores del Parque Nacional podrán realizar actividades de control de poblaciones de especies, ordenación de la masa forestal y erradicación de especies exóticas siguiendo el «mejor conocimiento científico posible».

Quedan prohibidos los aprovechamientos hidráulicos o hidroeléctricos, igual que la extracción de áridos, arenas o minerales; además de la edificación. En cambio la aviación queda en el limbo, ya que si bien no se podrá volar a menos de 3.000 metros de altura excepto en casos de fuerza mayor, una disposición adicional deja en el aire las actividades «tradicionales» de vuelos de aeronaves sin motor, que «serán objeto de estudio». En la práctica esto permitirá mantener los vuelos sin motor en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, y serán los responsables de cada parque los encargados de acotar las zonas donde se puede realizar esta actividad.

Para que un espacio se convierta en Parque Nacional deberá contar con un mínimo de 5.000 hectáreas si es terrestre o marítimo-terrestre insular o 25.000 hectáreas si es peninsular o en aguas marinas. Además, la superficie debe ser «continua y sin estrangulamientos suficientes para que sus sistemas evolucionen de forma natural». La nueva ley acabará con el vacío legal sobre la declaración de emergencia en casos de catástrofes naturales, que deberá hacer el presidente del Organismo Autónomo Parques Nacionales y que implicará que todas las autoridades competentes aporten todos sus medios humanos y materiales.

Fuente: 20 minutos

Foto: mirwav

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...